Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 13 de abril

Trump se va. ¿Y el 'trumpismo'?

Del director ·

Es un fenómeno que ha trascendido fronteras

Miércoles, 20 de enero 2021, 06:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las miradas estarán puestas esta tarde en Washington. Una ciudad bastante aburrida y que vive básicamente del funcionariado asiste bajo un blindaje militar y policial a la toma de posesión de Joe Biden como presidente de Estados Unidos. A su lado estará la futura vicepresidenta, Kamala Harris, que hará historia en lo relativo al protagonismo femenino en las esferas del poder en aquel país, y también en lo referente al papel del mestizaje en la primera línea de la política. No faltarán los que centren su mirada en el toque de show del evento, con las cantantes Lady Gaga y J'Lo como invitadas de excepción... pero ya sabemos cómo son los americanos para estas cosas. ¿Alguien se imagina a Rosalía o Rozalén actuando en directo en la toma de posesión de Pedro Sánchez? Pues eso...

Y después quedarán los que nos detendremos en la gran ausencia: el presidente saliente, Donald Trump. No estará y seguirá la toma de posesión, según cuentan, desde su residencia privada, donde uno se lo imagina zampándose una hamburguesa y grandes dosis de refresco de cola mientras despotrica. Esa ausencia ha sido calificada de un feo gesto institucional casi sin precedentes en la historia reciente pero creo que es lo de menos. Ya se sabe que no ofende quien quiere, sino quien puede, y Trump es un ejemplo paradigmático.

Pero lo que debe preocupar a Biden, y con él a todos, es si el 'trumpismo' también se va. O si se queda en casa. O si llegó para quedarse. Si nos remontamos a las elecciones, es evidente que puede haber 'trumpismo' para rato, pues los resultados cosechados por el entonces presidente y aspirante a la reelección estuvieron muy por encima de las previsiones y reflejan un país fracturado. A Biden le corresponde cerrar las heridas pero primero tendrá que desinfectar y ahí veremos si tiene la ayuda del Partido Republicano, que también ha de hacer una profunda reflexión sobre cómo fue el posible el fenómeno de Trump hace algo más de cuatro años.

Un fenómeno, y por eso debemos preocuparnos todos, que ha trascendido fronteras. No hay más que mirar a otras cancillerias, pues no se explica lo de Boris Johnson en Downing Street o lo de Bolsonaro en Brasil si entender primero que Trump no fue un accidente en el espacio y el tiempo, sino el resultado de una calculada estrategia. Tampoco es preciso irse tan lejos: miremos al Congreso y miremos también algunas reacciones ante las crisis que vivimos, como la migratoria, y entonces veremos que el 'trumpismo' no solo habla inglés.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios