Borrar
Tres apuntes para cerrar la semana

Tres apuntes para cerrar la semana

Del director ·

Todo paso es corto ante la velocidad de crucero del cambio climático

Sábado, 15 de mayo 2021, 00:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Al menos una buena noticia. El retorno del turismo es clave para que la economía de Canarias se reactive. En ese sentido, que Alemania y Holanda saquen a las islas de la llamada lista negra como destinos turísticos, de manera que sometan a sus paisanos a cuarentenas si regresan de vacaciones en el archipiélago, es una noticia positiva. Incluso excelente. Ybuena falta que hace en el páramo en el que vivimos desde hace un año. Más aún mientras el Reino Unido nos mantenga en esa 'cuarentena' como destino. Pero acto seguido hay que tomar conciencia de la importancia de que se generalice la vacunación en el archipiélago y que se cumplan a rajatabla las medidas restrictivas para evitar contagios. Una subida en la cifra de casos de manera continuada nos llevaría de nuevo a ser considerado como un destino de riesgo y el impacto sería mayúsculo en la economía (y en la brecha social, por supuesto). De nada vale exigir al que viene que cuente con una PCR previa si aquí nos convertimos en un lugar donde la pandemia está fuera de control.

Esa inutilidad llamada Consejo de Seguridad. Naciones Unidas vuelve a fracasar, o al menos esa es la sensación que da. Las bombas y misiles se entrecruzan en el cielo que une (o separa) a israelíes y palestinos y es como si la ONU viviera en otra mundo, como si no fuera con ellos lo que está pasando. Son demasiadas décadas de conflicto y los efectos del mismo son todavía más devastadores en tiempos de pandemia (en especial en suelo palestino, pues Israel es de los países donde primero se consiguió la inmunidad de rebaño).

Pasos acelerados hasta la sostenibilidad. El cambio climático es de las pocas cosas que no han cambiado con la pandemia. Es más, sigue su paso inexorable y continúa dejando huella. En el presente, y, por supuesto, para las próximas generaciones. Lo advierten todos los estudios, lo asumen ya prácticamente todas las empresas y las corporaciones públicas y solo es cuestión de que la conciencia ciudadana se generalice. Hemos asistido esta semana a la aprobación de una ley estatal que está orientada a acelerar la transición hacia un modelo más sostenible y está en camino otra normativa de ámbito autonómico. Todo paso es corto ante la velocidad de crucero que ha cogido ya el cambio climático. Negarlo es, además de un insulto a la inteligencia, condenar a las futuras generaciones a que su presente sea bastante peor.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios