La tele de entonces

Espero que 'Cachitos' honre a la Carrà como se merece, no como hizo TVE el lunes

Francisco Suárez Álamo
FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

La víspera de la muerte de Raffaella Carrà, Televisión Española emitió en La 2 un más que interesante documental sobre la vida y obra de José Sacristán, que acaba de ampliar su palmarés con un premio nacional. Y el lunes por la noche, La 1 alteró su programación para rescatar un programa ya emitido -triste homenaje, por cierto, impropio de una cadena con esos recursos y ese coste- sobre la cantante y presentadora italiana. Ambos productos audiovisuales tienen bastante de complementarios, pues permiten al espectador, sobre todo a los más jóvenes, confeccionar un retrato de la España de los 70, esa que transitaba a la democracia, donde convivían el humor español de brocha gorda en los cines y el fenómeno del destape en la gran pantalla, con películas que arriesgaban, que se comprometían en reflejar una España real y también otras que llenaban las salas con versiones de grandes éxitos literarios. Y en la pequeña pantalla aparecía una señora que hablaba un español macarrónico, que bailaba como un derviche sin control y que llegaba con unas canciones que eran todo frescura, vitalidad, fiesta...

Digamos que la Carrà contribuyó a poner color en una España que enterraba el negro inicial del franquismo, que intentó suavizar esa negrura adoptando los tonos grises de cierto liberalismo económico (que no ideológico). Y digamos que la Carrá fue algo así como nuestra particular ABBA, con unas canciones que han sobrevivido el paso del tiempo y que la colocan precisamente por eso en un olimpo musical donde están solo unos cuantos elegidos: quizás Camilo Sesto, Rocío Jurado y, ya puestos a hablar de vivos, Raphael y el Dúo Dinámico.

Ahora que tanto se mira a los más jóvenes y sus idas a los lugares turísticos por excelencia en busca de juerga, no está de más recuperar algunos de los grandes éxitos de la Carrà, que vienen como anillo a un dedo enjabonado. Y sin necesidad de adaptaciones tuneadas por el DJ de moda.

Otra cosa fue la Carrá que regresó a España en los 90, de nuevo en Televisión Española. Visto ahora con perspectiva, aquello fue un intento de la tele pública de ponerse a la altura de las cadenas privadas que ya habían desembarcado y que competían con fuerza, con TVE adoptando los modos de la televisión 'a la italiana' que había encumbrado Berlusconi y que ya tenía en España su propia versión con Telecinco.

Quedémonos, por tanto, con la artista de los 70. Esa que espero que 'Cachitos de hierro y cromo honre' como se merece, y no como hizo TVE el lunes.