Por si le interesa.

Sin frentismos, por favor

07/03/2018

Mañana se conmemora, como cada 8 de marzo, el Día de la Mujer. No será un 8 de marzo cualquiera. Se huele en el ambiente que hay una movilización especial. De entrada, hay convocada en España una huelga feminista con la que se busca, a mi juicio, dos cosas. Una, demostrar, a quien todavía necesite que se le demuestre, el enorme peso que tiene y que, en algunos casos, arrastra, la mujer en todos los órdenes de la sociedad, desde el laboral al meramente familiar; un peso que no es reconocido y pese al cual sigue estando sometida a peores condiciones que el hombre. Y dos, busca que las propias mujeres tomen conciencia de la fuerza de su lucha, de la importancia de su contribución, y de la necesidad de no cejar en la defensa de la igualdad. Por eso a mí la huelga me parece una excelente iniciativa. Solo por la movilización que ha generado, ya puede considerarse un éxito.

El derecho a la huelga, por muy justificada que esta sea, es individual y voluntario. Nadie puede obligar a nadie y, sobre todo, nadie puede juzgar a nadie por lo que haga mañana

Ahora bien, dicho esto, me gustaría introducir una reflexión a cuenta del debate suscitado en estos días. El derecho a la huelga, por muy justificada que esta sea, es individual y voluntario. Nadie puede obligar a nadie y, sobre todo, nadie puede juzgar a nadie por lo que haga mañana. No es más mujer ni peor la que no secunde la huelga. Ni está más o menos a favor de los derechos de la mujer la que pare frente a la que no. Lo digo a cuenta de los maximalismos en los que estamos instalados en España y en medio mundo en los últimos tiempos, y que, por supuesto, no son exclusivos de este debate. Cada vez es más frecuente en España que la gente se instale en posiciones frentistas: o están conmigo o estás contra mí. Y eso no es sano, ni conduce a nada, sobre todo cuando en muchos casos aquello en lo que se disiente solo afecta a la forma y no al fondo. Así las cosas, espero que mañana sea un Día de la Mujer fructífero y generador de conciencia.