Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 17 de abril
Residentes en Fuerteventura reclaman la puesta en marcha de la ruta. C7
Puertas al campo

Puertas al campo

La línea entre Fuerteventura y Tarfaya ha despertado cierta polémica. La competencia no se puede limitar en un mundo global lo que sí hay que exigir es que los controles fitosanitarios y de normativa europea se cumplan a rajatabla

Silvia Fernández

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 7 de marzo 2024, 22:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Como bien me recordaba ayer un destacado empresario, en este mundo global no se pueden poner puertas al campo. Canarias forma parte de la Unión Europa y bajo sus reglas de mercado libre funciona y por tanto, no cabe ningún tipo de medida que bajo la disculpa de una protección mal entendida trate de limitar la actividad económica.

Canarias es una excepción por ser una RUP y tener unos condicionantes específicos de lejanía, fragmentación e insularidad pero tampoco todo vale, ya que el exceso de proteccionismo en las entradas a las islas al final acaba siendo beneficioso para unos pocos y perjudicial para muchos. El 'paganini' en última instancia siempre es el ciudadano que se enfrenta a menos producto y más caro, como sufrimos cada día.

Esto viene a colación de la línea de transporte que se quiere volver a abrirse entre Canarias -Fuerteventura- y Marruecos -Tarfaya-. Muchos son críticos con ella por lo que va a suponer de entrada de producto en competencia con los de las islas y por los riesgos fitosanitarios que puede entrañar. Lo ocurrido estos días en Andalucía, con la entrada de fresas contaminadas a través de Algeciras, es un ejemplo de ello.

Sin embargo, lo que hablábamos, las puertas al campo no sirven pero sí que hay que exigir que se extremen los controles y las inspecciones de entrada de toda la mercancía que entre de Marruecos. Se debe ser muy pulcro y exigente de forma que no entre en las islas nada que no cumpla las exigencias europeas. El Estado, que tiene la competencia de Sanidad Exterior, debe reforzar los PIF y ampliar en capacidad y personal en Fuerteventura si sale la línea de Tarfaya. A la competencia no hay que temerla si es en igualdad de condiciones. Siempre es buena y mejora aunque para algunos suponga el fin de un monopolio.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios