Borrar
De pinganillos y traductores

De pinganillos y traductores

Una intervención parlamentaria es mucho más que su las palabras. Los silencios, las pausas, la cadencia, el énfasis dice mucho y todo eso se pierde con los traductores

Silvia Fernández

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 28 de septiembre 2023, 23:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Muy acertada me pareció el miércoles la decisión de los dos partidos vascos -PNV y Bildu- de utilizar el castellano en sus intervenciones en la sesión de investidura de Alberto Núñez Feijóo. He de reconocer que me gustan los debates parlamentarios, son entretenidos y además hay diputados que son muy buenos oradores y da gusto escucharlos. Sus ocurrencias y la forma de contarlas los hacen hasta divertidos.

Precisamente el diputado y portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, es uno de ellos. Siempre es un placer escucharlo y con una traductora no es lo mismo. El discurso con traductor y pinganillo de por medio pierde muchos matices y puede llegar a ser hasta aburrido.

Los intérpretes lo hacen muy bien a la hora de traducir el contenido de la intervención del diputado pero un discurso parlamentario no son solo las palabras. Es mucho más. Los silencios, el ritmo, la forma de expresarse, el énfasis que se da a determinadas palabras o frases, el tono de voz... son detalles que aportan a cada una de las intervenciones y transmiten al oyente. Eso no lo hacen los traductores, cuyo tono es mucho más neutro y plano y lo convierten en monótono.

Así que bienvenido el reconocimiento al resto de las lenguas españolas y oficiales en sus respectivas comunidades autónomas -siempre es bueno reconocer la riqueza lingüística y cultural de un país- pero confío en que más allá de eso los diputados se den cuenta de lo que pierden cada vez que hablan en su lengua y requieren de un traductor. El miércoles cuando escuchaba a Néstor Rego, el portavoz del BNG, hablar en gallego 'desenchufé varias veces´, algo que no me ocurrió ni con Aitor Estebán ni Mertxe Aizpurua (Bildu). Ellos ya se han dado cuenta. A ver si el resto toma nota porque, de lo contrario, cada vez van a tener a menos hablantes de lengua castellana interesada en sus discursos. Ellos pierden y perdemos todos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios