Borrar

Si quiere saber, compre el periódico

Jueves, 1 de enero 1970

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Desde siempre en mi casa ha habido un periódico del día. Recuerdo de pequeño ver a mi padre leer aquellas páginas enormes mientras se fumaba varios cigarros Benson de la caja dorada. Era otro formato, en blanco y negro con unas páginas enormes que te manchaban los dedos. Pero ahora, décadas después, él sigue teniendo como costumbre ir a diario a la gasolinera para comprar su ejemplar de CANARIAS7, como no, acompañado de su perrita Pequi para luego sentarse a leerlo con detenimiento, desde el principio hasta el final. Él es uno de los que mantiene la tradición de leer las noticias del día, como otros muchos que se resisten a dar el paso definitivo al mundo digital.

Porque el papel es diferente, digan lo que digan y aunque las cifras de ventas caigan en picado en todo el mundo, yo me sigo aferrando a la romántica idea de que siempre seguirá existiendo el periódico en formato físico. Y lo hago porque, de la manera que sea y con un concepto que se irá renovando con el tiempo, no hay nada mejor que tomarse un café en una terraza acompañado de un poco de lectura.

Cuando empecé a trabajar en una redacción, mi redactor jefe Juan Nicolás Cruz me inculcó nada más pisarla por primera vez que si quería ser un buen periodista, lo primero que tenía que hacer nada más levantarme era leerme la prensa de día para estar al tanto de todo. Eran otros tiempos y pasé de ir a un estanco a primera hora a conectarme a internet a las once hora canaria para ver las portadas de los periódicos nacionales y, un rato después, empaparme del trabajo de mis compañeros y de la competencia. Un vicio, una cuestión de responsabilidad con mi profesión.

Ahora, este virus ha querido no solo atacar a las personas, sino también al tejido empresarial y el periodismo es uno de los sectores más afectados. Si las ventas habían caído con el mundo digital, ahora con el confinamiento y con el cierre de empresas que eran anunciantes, la situación de los medios con presencia física es mucho más complicada. Pero con este ecosistema tan desfavorable, sigo aferrado a mi pensamiento romántico de que la información veraz hace mejor a nuestra sociedad, que el que amanece con un periódico de ventaja sobre los demás siempre va a contar con unos metros de distancia y que los profesionales del periodismo seguiremos siendo valiosos ante tanta red social y sus pseudonoticias. Momentos críticos como estos demandan información y aquí estamos los medios para seguir contando lo que pasa, aunque le moleste a Tezanos... Seguimos vivos y que esta historia no llegue a su fin, depende de usted estimado lector. Nos vemos en el quiosco.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios