Robotización

Los robots no pueden ponerse por delante del ser humano. Son máquinas creadas para facilitarnos la vida

Luis M. López
LUIS M. LÓPEZ Las Palmas de Gran Canaria

Tenemos muchos problemas, eso está claro. Algunos son más conocidos que otros, pero hay un problema del que nadie habla. Un asunto que es de vital importancia para nuestro futuro: la robotización.

Si bien es cierto que la robotización ha ayudado y está ayudando a la humanidad a conseguir grandes logros, esta puede ser un arma de doble filo.

Y que conste, que no estoy en contra de la robotización. Lo que necesitamos, a nivel mundial es su regulación. La necesitamos ya porque mañana será tarde. Los políticos deben construir leyes más fuertes en este sentido y no dejarlo pasar porque esto afecta al futuro de la humanidad.

Es cierto que para los trabajos de fuerza y que sean más repetitivos se requiere a una máquina para asistir al humano en su trabajo, pero no para sustituirlo. ¿ Dónde está el límite? La sociedad es de los seres humanos, no de los robots.

Necesitamos poner el foco en este problema. El otro día leía que una de las profesiones con más salidas del futuro sería «abogado de robots». Hasta ese punto llegaremos.

Los robots no pueden ponerse por delante del ser humano. Son máquinas creadas para facilitarnos la vida. Lo lógico sería tenerlos como asistentes, no para que nos eliminen del juego.

¿Dónde queda el calor humano? ¿Queremos una sociedad tan fría y hermética para el futuro? Esas son dos preguntas cruciales que deberíamos hacernos.

Como sigamos por este camino acabaremos como los humanos de la película «Wall-e». Necesitamos una regulación urgente. Por fortuna nosotros tenemos algo que un robot no tiene: la creatividad y el ingenio.