Borrar

Este cuento se ha acabado

Mi punto de vista ·

«Tras trece ediciones de despilfarro, Gran Canaria ya se olvida de una apuesta fracasada, el maratón»

Miércoles, 22 de noviembre 2023, 23:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Érase una vez, en una isla del Atlántico, en la que se forjó la idea de organizar un maratón para situarlo como referente en Europa. Los años pasaban y la cifra de corredores que apostaban por correr la mítica distancia de 42 kilómetros y 195 metros no cubría las expectativas, pero en un meritorio alarde de ponerle lazos y lazos a un caramelo con sabor agridulce, el presupuesto seguía incrementándose.

Este cuento de hadas siguió sumando ediciones en Las Palmas de Gran Canaria y en el camino de encontrar una luz al final del túnel se optó por convocar un concurso público para que una empresa privada tomara el mando y la sangría económica de dinero público, que sumaba año a año el Cabildo, fuese menor, con la intención de poder incrementar el número de maratonianos. El maratón de Gran Canaria ha sido el de la picaresca. Se añaden modalidades, carreras solidarias, carreras de niños, fiesta de la pasta, etc. Todo valía con el fin de poner cifras ficticias y que el político de turno sonriese en la foto.

En una vuelta más de tuerca, en 2017 se optó por cerrar la Avenida Marítima. La apuesta seguía firme por el maratón. Con un circuito a dos vueltas, el resultado no era el esperado. Pues las mentes pensantes dijeron que había que arriesgar de una vez y por todas. Se puso toda la carne en el asador y se cerró la Avenida Marítima para que el Gran Canaria Maratón se celebrase a una sola vuelta. Y se pasó por primera vez en la historia de los 1.000 finisher. Pero en 2018, cuando parecía que las cifras iban a ser históricas, el batacazo fue terrible.

La UTE organizadora desistió de seguir adelante y una vez más el Instituto Insular de Deportes tomó las riendas. Tras unos años de dudas, cambio político y parón, con pandemia de por medio, se decide poner fin a la aventura en Las Palmas de Gran Canaria, tras diez años de fracaso, para irse a Maspalomas. Se vendió humo, pero era el mismo perro con distinto collar y con una organización otorgada a dedo por el consistorio de San Bartolomé de Tirajana.

Lo del Sur, más de lo mismo, con una media de 650 finisher y la zona turística paralizada. Pero todos los implicados quieren seguir dándole patadas al balón hacia adelante, con dinero público claro, con viajes a ferias europeas, foros con agencias especializadas que vienen invitadas, etc. ¿Y el resultado? El de siempre. Ya el maratón no está en los presupuestos 2024 del Cabildo y San Bartolomé de Tirajana no quiere ni oír hablar de él. Por lo que, colorín colorado este cuento se ha acabado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios