Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 3 de marzo

El cabreo aún me dura

Mi punto de vista ·

«Nadie calculó las consecuencias colaterales de tirar a la basura la Copa de Rey ante el CD Tenerife»

Martes, 9 de enero 2024, 22:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hasta el mejor escribano echa un borrón, pero algunas veces hay que saber medir sus consecuencias. La Unión Deportiva Las Palmas está realizando una temporada excepcional. La ilusión ha regresado a la afición amarilla, que ve cómo el conjunto que dirige García Pimienta le planta cara a cualquier equipo de Primera División, cerrando la primera vuelta en la mitad de la clasificación y bastante alejado de las posiciones peligrosas del descenso.

Pero inmersos en la vorágine competitiva y en el subidón que supone enfrentarse al FC Barcelona en el Estadio de Gran Canaria, tres días después el conjunto amarillo tenía cita copera de dieciseisavos de final contra el CD Tenerife. Un derbi es un derbi. Da igual en qué categoría estés y qué competición es la que está en disputa. La afición, a pesar del horario, se movilizó y acudió en masa a apoyar a su equipo, pero éste no se presentó al partido. Tiró la Copa. Sí, la tiró. Desde la primera jugada del partido y viendo la alineación quedó muy claro que la Unión Deportiva acudió a Tenerife a cumplir con el expediente, pero nadie pensó en los daños colaterales. Pimienta, a la conclusión del partido, reiteró en infinidad de ocasiones que su equipo no está preparado para afrontar tres partidos a la semana. Es decir, no tiene la plantilla necesaria para competir a máximo nivel cada tres días, y esto quedó latente con la imagen vista en el Heliodoro. El entrenador amarillo es consciente que el gran objetivo de la UD es amarrar la permanencia en Primera y seguir ilusionando. Tras el esfuerzo contra el FC Barcelona pensó que no podía quemar sus naves, ya que si eliminaban al Tenerife tendrían la próxima semana unas nuevas fechas terribles.

Pero tirar la Copa ante el CD Tenerife y tras la imagen dada puede crear una situación inesperada. Esto es fútbol y el sábado si se gana al Villarreal, un club poderoso económicamente que está contra las cuerdas, se acabará el debate. Pero si el sábado, la UD no puede con el equipo que entrena Marcelino se puede generar un ambiente que nadie podría imaginar hace una semana. La afición está dolida y molesta. Todos son conscientes de la enorme temporada que esta Unión Deportiva Las Palmas está realizando, pero el sábado se presenta un encuentro que pone en juego algo más que tres puntos. Es el momento de sumar una nueva victoria y de recuperar esa magnífica sintonía que el equipo y la afición están manteniendo en una temporada que, por el momento, es de ensueño.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios