Cuentos Chinos

Que hablen bien o mal, pero que hablen

21/03/2019

Esa expresión «que hablen bien o mal de uno, pero que hablen» es una de las más recurrentes en periodos cercanos a las elecciones por parte de numerosos partidos políticos que buscan la manera de que sus siglas salgan en los medios de comunicación a coste cero. Y hay muchísimos ejemplos de esto que comento, tanto a nivel local como nacional, o si no, que se lo pregunten a Albert Rivera cuando debutó en este mundo de los coches oficiales posando desnudo en su cartel electoral. Fue en septiembre de 2006 cuando un joven y algo fofisano Rivera aparecía tapando sus partes nobles con las manos y bajo el lema «Ha nacido tu partido. Sólo nos importan las personas. No nos importa dónde naciste. No nos importa la lengua que hablas. No nos importa qué ropa vistes. Nos importas tú». Probablemente, a él tampoco le importaba el qué dirían al día siguiente de presentar la campaña ya que solo pensaba en el alcance nacional que iba a tener la misma... Y de ahí, al estrellato

«A Nardy Barrios o la aconsejan muy mal, o su veteranía le está jugando malas pasadas»

En clave regional, ya son muchos los políticos que están asomando la cabecita con alguna que otra salida de tiesto pero que, hay que reconocerlo, los han colocado en las portadas de los medios de comunicación. Una de las ya habituales es Nardy Barrios. A esta política o la aconsejan muy mal, o su veteranía le está jugando malas pasadas. Primero patinó reaccionando de forma torpe al semiconcierto ofrecido por Manny Manuel en Santa Catalina y que fue interrumpido a golpe de roja directa (sin VAR) por la concejala Inma Medina. Ella, Nardy, no tardó nada en colgar un mensaje en sus redes sociales condenando el acto y encontrando la causa del mal que no era otra que haber traído un artista de fuera, con todos los que hay válidos en Canarias. Fue un síntoma claro y evidente de oportunismo de alguien que quiere volver a hacerse con una posición de fuerza en el panorama político local después de años apartada de la primera línea. Y lo está consiguiendo, hay que reconocerlo. Primero con sus apariciones diarias en las tardes de la Televisión Canaria comentando y hablando de lo humano y lo divino y ahora, pues metiendo la pata hasta el fondo con todo lo que se menea en la actualidad.

Porque ayer, la candidata se fue al Paseo de Chil a medir, como cual Chiquito de la Calzada, el polémico carril bici creado por el Tripartito. Las redes se hicieron eco de tal vídeo y generó más burlas que aplausos, aunque luego ella comentó en sus redes que «si quieres obtener resultados distintos, haz cosas distintas». Es cierto, tiene usted razón, pero Nardy, no todo vale. Y esto solo acaba de empezar.