Imagen de archivo de prospecciones petrolíferas. / Arcadio Suárez

Prospecciones: Clavijo sí las apoyó

En las hemerotecas y en las fonotecas están las declaraciones de quien entonces se desmarcó de la opinión mayoritaria

Editorial -
EDITORIAL -

El volantazo del presidente Pedro Sánchez y el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en relación al contencioso del Sáhara Occidental ha dado paso a una reactivación por parte de Marruecos de sus prospecciones en aguas propias en busca de petróleo y gas.

El hecho de que esas prospecciones se puedan realizar cerca de Canarias, con una mediana aún por definir y con el añadido del 'limbo' en que se encuentran las aguas del Sáhara Occidental, obliga aún más a que el Gobierno español explique hasta la última letra de lo negociado con Rabat y ponga fin a esa indefinición sobre nuestras fronteras marítimas.

Dicho eso, lo que no es de recibo es que la polémica sea aprovechada por algunos partidos políticos, y en concreto algunos dirigentes, para promover «un frente canario» contra las prospecciones cuando lo indiscutible es que en su día estuvieron a favor de las que realizó Repsol en el litoral próximo al archipiélago tras la pertinente autorización del entonces ministro José Manuel Soria. Nos referimos al hoy secretario general de Coalición Canaria y senador autonómico, Fernando Clavijo, que fue de los primeros en desmarcarse de la oposición a aquellos sondeos que lideró en lo institucional, en gran medida, el entonces presidente de Canarias, Paulino Rivero.

En las hemerotecas y en las fonotecas están las declaraciones de Clavijo, que daba por buena la búsqueda de crudo en el litoral de Canarias si había seguridad ambiental, si la petrolera pagaba un canon a las arcas autonómicas y si garantizaba empleo local. Lo dijo entonces en el contexto de su batalla por derribar a Rivero y consolidarse como aspirante a la candidatura presidencial, sin tener en cuenta la fractura que provocaba en su partido. De la misma manera que ahora, cuando pretende liderar un ecologismo sobrevenido, antepone Clavijo el deseo de remontar en las encuestas a la coherencia que se espera de todo político.

Madrid tiene mucho que aclarar respecto al giro en el asunto saharaui y las posibles concesiones a Marruecos. Y Canarias necesita garantías de que las prospecciones en aguas de Marruecos sean seguras, así como que se trace de manera definitiva la mediana. Pero ni para lo uno ni para lo otro los interlocutores idóneos son aquellos que un día apoyaron la búsqueda de petróleo y que ahora creen que Canarias no tiene memoria.