Opinión

Pedrada a pedrada

09/01/2019

Era el día en que desmontábamos el portal de Belén y quitábamos los adornos del árbol de Navidad. Ya hoy parece que ese ayer cercano pasó hace mucho tiempo, pero esa sensación de fin de fiesta es lo que transmite la Unión Deportiva, un equipo que ya no esconde su condición mercenaria con ese verde que cada día nos aleja más de la esencia y que ha conseguido lo que parecía imposible: la indiferencia de muchos aficionados que no admiten que se juegue con algo casi sagrado, porque sagrado es todo lo que nos une a la infancia, y que se atente contra la memoria y contra quienes fueron haciendo que el azul y el amarillo (esos colores que ahora están empeñados en que desaparezcan de nuestra memoria) escribieran una historia que para muchos de nosotros aún retumba en los ecos del Estadio Insular, en aquella cercanía que se ha ido perdiendo casi sin que nos diéramos cuenta. Yo creo que un jeque árabe no hubiera alejado tanto a Las Palmas de sus aficionados. Ojalá llegue algún día uno de esos inversores extranjeros como los que han llegado al Manchester City, al Liverpool o al Chelsea. Esos equipos conservan el color de sus camisetas, el amor de sus aficionados y el compromiso de sus jugadores. Si no coinciden esos tres factores: la afición, el respeto a tu historia y el compromiso de los que juegan, no hay más salida que el fracaso. Quienes mandan tienen el deber de hacer coincidir esos tres movimientos, pero quien manda en la UD lo primero que hace es pintarla de verde como si fuera un macetero o una pared sin importancia.

Hemos pasado de jugar en grandes estadios a disputar los partidos en los campos de entrenamiento de los equipos de Primera. Esta debacle comenzó hace unos meses en el partido de Copa contra el Rayo Majadahonda. Aquella eliminación inesperada en nuestro estadio fue el principio de una pesadilla que cada día se complica más y que, de repente, nos tiene mirando más hacia los puestos de descenso que hacia aquel ascenso que entonces parecía algo lógico teniendo en cuenta la calidad de la plantilla y el proyecto que nos vendieron a bombo y platillo con Manolo Jiménez.

Nos dicen que el equipo se mostró seguro en defensa y que sumamos un punto: si ese es el objetivo jugando con el Rayo Majadahonda en el Cerro del Espino, creo que buscar cualquier otra ambición sería como esperar que se abrieran cielos y aparecieran Germán y Brindisi gobernando el centro del campo de la Unión Deportiva. Lo único que espero es que esa defensa nos mantenga en la Liga Adelante con un gol, aunque sea de rebote, de vez en cuando.

Lo que encontramos es un equipo sin posesión, que gusta del patadón y que estila un juego insulso que se convierte en una penitencia para quienes lo observan. El Rayo Majadahonda, con todas sus limitaciones, sí jugaba como nosotros cuando éramos nosotros, combinando desde atrás, evitando ese despeje a tierra de nadie, confiando en que el balón, como siempre repetía Setién, te devuelva lo que tú le das, lo que tú le propongas, un verso o una pedrada, y está claro que hace tiempo que la Unión Deportiva apostó por la pedrada más que por el arabesco. Y pedrada a pedrada han ido destrozando un sueño.