Orgullo de pertenencia

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Orgullo de pertenencia. Este es un sentimiento en el que siempre insiste Carmen Hernández, la alcaldesa de Telde. En que los teldenses recuperen esa estima por formar parte de la cuarta ciudad de Canarias. Perdida, sobre todo, tras el escandaloso caso Faycán que llegó a hacerse hueco en prensa nacional. El otro día Armando Ravelo, el padre de 'La piel del volcán', coincidía en el discurso, mientras lamentaba que este bochornoso episodio recibiese el nombre de algo tan nuestro como es el Faycán.

Fuimos uno de los municipios más endeudados de España. Sí, otra de las razones que ayudaban a que desde la península pudiesen señalarnos en el mapa. Con esta carta de presentación, complicado presumir de teldense. Sin embargo, ahora algo está cambiando. El adiós a la deuda fue el primer paso, y también producciones como la de Ravelo en las que se muestran las bonanzas de nuestro patrimonio histórico, natural y etnográfico suponen un impulso determinante.

Pero yo me quedo con asuntos sociales. Destacar por el cuidado a los más vulnerables. Y en este sentido, la reciente apertura del primer centro estable para personas sin hogar es una noticia maravillosa. Abrió de emergencia en el confinamiento, pero tuvo que cerrar al no contar con amparo legal tras el estado de alarma. Una clausura traumática que devolvió a gente a la calle por mucho que el Gobierno local tratara de reubicarlos y tapar esta triste realidad. Pero ahora, y gracias al poco valorado apoyo de Servicios Sociales del gobierno canario, este recurso ya no desaparecerá y en Telde habrá un lugar donde aquellos que representan la cara más dura de la pobreza tendrán una oportunidad de reinsertarse o, al menos, pasar con dignidad sus últimos días. Esto sí es orgullo de pertenencia.