Ejemplares del libro de Nicolás Guerra Aguiar / Cober

No hay que olvidar

'La represión franquista contra Gonzalo Pérez Casanova', un retrato de la intolerancia y la sinrazón

Vicente Llorca Llinares
VICENTE LLORCA LLINARES

Hace justo 85 años, el 18 de julio de 1936, militares rebeldes se alzaron contra el Gobierno constitucional dando pie a una cruenta guerra civil, que no es otra cosa que el más grave error que pueda cometer una sociedad. Por eso no hay que olvidar, porque sin memoria del pasado no somos nada en el hoy.

En Canarias la guerra convencional acabó casi al mismo tiempo que comenzó, por lo que pudiera haber quien crea que aquí no hubo guerra. Y la hubo. Las islas tuvieron el triste sino de ser de los primeros lugares en los que sucumbieron los derechos ciudadanos reconocidos, donde el terror fue generalizado, con unos golpistas que no escatimaron medios y brutalidad contra quienes mantuvieron su lealtad al régimen legalmente constituido, la República.

Son demasiados los episodios de la desmedida represión ejecutada contra los leales, fusilados y/o tirados a pozos, a la Mar Fea, a la Sima de Jinámar, deportados, recluidos en condiciones infrahumanas en los campos de concentración de La Isleta, Gando, Fyffes, Los Rodeos, Granadilla o Tefía, apalizados, forzados al exilio o privados de sus puestos de trabajo, condenándolos al silencio.

Por eso, todo trabajo que vele por la recuperación de la dignidad de cuantos sufrieron la barbarie de aquel entonces, merece el aplauso y ser destacado, de ahí el reconocimiento a la labor realizada por el profesor Nicolás Guerra Aguiar de recuperar la memoria del catedrático de Historia Natural y Fisiología e Higiene, que fuera también director del Instituto Pérez Galdós, Gonzalo Pérez Casanova, perseguido sencillamente por ser «un profesor cuya única idea era inculcar en los alumnos el disciplinado pensamiento científico frente a ciertas afirmaciones sin rigor alguno relacionadas con barro, soplos divinos para crear al hombre...», etc, etc.

Coincidiendo con el 85 aniversario de aquella oprobiosa fecha, la labor investigadora de Nicolás Guerra ha visto la luz en forma de libro con el título 'La represión franquista contra Gonzalo Pérez Casanova', que además de una recuperación de la figura de un eminente investigador, formado en la Residencia de Estudiantes, es también la de una buena nómina de otros perseguidos y el retrato de un tiempo, hijo de la intolerancia, en el que el horror imperó; además de un paseo aterrador por las tropelías de los fanáticos contra la ilustración y la ciencia, en el que hubo víctimas, aunque el desequilibrio fue sustancial en favor de los golpistas, en los dos bandos.