Borrar
Morgan
Gran Canaria, ¿la gran perjudicada por los pactos?

Gran Canaria, ¿la gran perjudicada por los pactos?

Voces, palabras ·

¿Consecuencia directa de todo lo anterior? El legítimo derecho vinculado a la propia democracia lleva a Canarias a un cambio radical de rumbo: será gobernada por un cuatripartito cuyas cabezas de listas son santacruceras

Nicolás Guerra Aguiar

Viernes, 9 de junio 2023, 23:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Supongo que para trascendentales meditaciones algunos partidos políticos habrán pasado las dos últimas semanas concentrados en conventos, monasterios, abadías… o, por aquello del nacionalismo, incluso en el mismo cenobio de Valerón. Y debo imaginarlo por un elemental principio: son adultos racionales. No puedo, pues, poner en duda su interés.

Necesitaban descubrir (¿quizás 'confirmar'?) las causas por las cuales una formación política casi en silencio, sin alharacas, manifestaciones o alzamientos ha salido del casi anonimato o elemental referencia para convertirse en imprescindible a nivel nacional. Y así dará votos y cuerpo a otros previsibles gobiernos del Partido Popular en parlamentos, ayuntamientos y destinos en lo universal. (Pero ese supuesto 'equilibrio', claro, trascenderá lo escrupulosamente administrativo.)

Tenían también la obligación de plantearse por qué, a pesar de los extraordinarios logros sociales, PSOE y Podemos no fueron correspondidos en las urnas por los cientos de miles de personas agraciadas con tales beneficios... aun a sabiendas de que caerán bajo las botas de PP / Vox si llegan al Gobierno de España. (Por cierto, ya empiezan: ambos «votan en Bruselas contra una ley que pretende evitar la explotación laboral y el trabajo infantil». 'público.es'.)

En su calmosa, inteligente y esperanzadora reflexión (CANARIAS7) el señor Marrero Morales, del comité de Podemos Canarias, precisamente argumenta «el ascenso generalizado de la derecha y la ultraderecha en todo el Estado» como una de las explicaciones para entender el declive de su partido. Lo cual invita, inmediatamente, a preguntarse a qué se debe tal «ascenso generalizado».

Como todo lo que es tiene su razón de ser, respondo a la gallega: ¿acaso al hado, al sino, al destino? ¿Un emputado simpatizante de Podemos votaría a Vox? ¿La tal derechosa-ultraderechización de algunos sectores sociales surge así por las buenas, de un día para otro? ¿Se trata de naturales ciclos evolutivos? ¿Influyeron decisiones personales frente a impactos por concretas políticas, torpes actuaciones, incomunicación con los votantes, prepotencias... cuando no soberbias por más que la aplicación práctica mostró mil veces las vías de agua de algunas leyes?

Por tanto, me parece muy conveniente insistir sobre la necesaria reflexión -serena y meditada- del señor Marrero en torno a las elecciones de mayo: habla, con grandísimo acierto y honradez, de «una derrota sin paliativos». No obstante, Podemos no fue la única formación política perdedora «sin paliativos». Casi lo mismo le sucedió al PSOE (cayeron viejas glorias ya muy repetidas, engreídas y profesionalizadas) excepto aquí, en Canarias, donde no solo se mantuvo sino que pudo haber conseguido por segunda vez la presidencia si uno de los cuatro basamentos no hubiera fracasado. Así pues (imposible entrar en detalles), ¿por qué su candidatura fue la más votada? ¿Por qué mantiene los ocho consejeros cabildicios? ¿Por qué triunfó en el Ayuntamiento capitalino -e incluso aumentó- si se trata del mismo partido de los señores Lambán (presidencia de Aragón) y Muñoz (Ayuntamiento de Sevilla), ambos derrotados?

Doy por sentado desde el inicio que las dos semanas de meditación impusieron revolucionarias conclusiones como, por ejemplo, que personalismos, caudillismos, mesianismos y la idea de que los partidos son feudos con nombres propios pertenecen al pasado. Se trata de mi opinión, pero insisto: por sentido ético y elemental responsabilidad Podemos está obligado a aceptar como merecidísimos los cangos, toques por dentro y por fuera, viradillas y pardeleras de la ciudadanía que no le dio el voto… pero sí siete años atrás: ¡cinco millones de seguidores! Buscaban su revolucionaria, ansiada y esperanzadora actuación como mar de vida e ilusión: «En medio de mi sueño, / toda la sal del mar la sentía en mí mismo / cantando como un pájaro», escribió Pedro García Cabrera en el libro 'La esperanza me mantiene'.

¿Consecuencia directa de todo lo anterior? El legítimo derecho vinculado a la propia democracia lleva a Canarias a un cambio radical de rumbo: será gobernada por un cuatripartito cuyas cabezas de listas son santacruceras (Tenerife -dos-; La Gomera y El Hierro, una cada isla). Es la voluntad ciudadana ejercida sin apremios ni chantajes.

Por más que algunos pretendieron ingenuas teatralizaciones firmando el pacto de gobierno en Gran Canaria para despistar, las cosas estaban claras en Santa Cruz de Tenerife: el señor Clavijo, de CoATIción Canaria (CC) y exalcalde lagunero, será el nuevo presidente de Canarias; la vicepresidencia le corresponderá al señor Domínguez, del Partido Popular, ex alcalde realejero; y AHI (Asociación Herrera Independiente, tradicional aliada de CC, con un parlamentario -señor Acosta, 1644 votos- y un consejero, señor Quintero) será el toque sentimental – romántico del

Pacto por Nivaria. Finalmente, la Asociación Socialista Gomera (ASG), como sucedió en la anterior legislatura, se convierte en el partido imprescindible para obtener la mayoría de la Cámara.

Así el señor Curbelo, su cabeza de lista y copropietario del Cabildo Insular gomero, insinuará con delicadeza las actuaciones del nuevo Gobierno. Señalará caminos, rutas, senderos... sin necesidad de palabras orales a la manera tradicional: con la musicalidad del silbo y el inmenso poder de sus tres parlamentarios seguirá fiel a su misión redentora. (Por cierto: tres diputados regionales gracias a 6112 votos. Sin embargo, el PSOE obtiene 23 señorías con casi 240 000 papeletas. ¡Ventajas del sistema democrático y la ley electoral canaria que enroñaron al candidato psocialista... a estas alturas!)

Más: el PP gobernará en el Cabildo de La Palma. AHI dirigiría, con pactos, el herreño. CC lo hará en Fuerteventura con los psocialistas. El de Lanzarote también es suyo, como el de Nivaria con el PP. ¿Y la institución canariona? Rotundo partigazo, aquí no están sus votos: CoATIción Canaria obtuvo 60 000 menos que Nueva Canarias-BNR Galdense. Y 42 000 la distancian del PSOE en el Ayuntamiento capitalino.

Tal como señaló en sus folios de vellón el periodista José Alemán (¡gracias, don joven, por su ayuda para mi libro 'Sansofé, en defensa...'), los Premios Canarias (obtuvo el de Comunicación) fueron pensados para eliminar islamientos y males de ojos interprovinciales. Pero si una cosa son los Premios, ¿podría ser otra distinta la justa distribución de los Presupuestos? ¡Aaaamigo!

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios