Borrar
Directo Directo | Los campeones de la Eurocopa se reunirán con Pedro Sánchez y el Rey antes de recorrer las calles de Madrid
Chichon en un momento de éxtasis dirigiendo a la OFGC. C7
La paguita
...y los gatos tocan el piano

La paguita

Sábado, 4 de noviembre 2023, 23:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En el mundillo musical siempre se ha sabido, pero también de forma permanente se ha mirado para otro lado. Convertirse en director (lo de directora lo dejamos para otro siglo) de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria -institución pública sostenida con los fondos del Cabildo insular– es el trabajo estrella en las islas. Esta semana se ha hecho público el sueldo del actual director titular y artístico, Karel Mark Chichon: 12.150 euros netos por concierto, con un mínimo de seis al año, y otros 30.000 euros como cuota fija, también netos. El caché se rebaja a 3.650 euros netos si dirige un concierto en el Temudas y Chichon se ofrece a dar un concierto gratis al año si su agenda se lo permite. Además, hay que pagarle los gastos de viaje –no vive aquí– y de hotel, de tal forma que al año cobra al menos 102.900 euros libres de impuestos. Más que muchos presidentes de comunidad e incluso más que ese alcalde de un municipio de Lanzarote que se subió el sueldo a 90.000 euros. El arte, ya se sabe, alimenta el alma y no hay nada más caro que ese manjar etéreo.

El problema aquí no es que Chichon pida ese sueldo, como si exige siete veces más, sino que se acepte y se pague esa retribución con dinero público. Por eso llama la atención que el empresariado, siempre ojo avizor con el gasto público, no arme la escandalera por esta «paguita» y sí por el ingreso mínimo vital, una prestación «dirigida a prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social de las personas que viven solas», o por la subida del salario mínimo o incluso por la prestación por desempleo. Todas ellas, suelen decir, son un despilfarro del dinero público. Sería de esperar que al menos pidan que se opte por ofertas a la baja, como en los concursos públicos, y que se contrate al director más económico aplicándole la misma importancia que a las obras de un colegio o al servicio de ambulancias.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios