Lunes en África

Libros, árboles y bosques

09/09/2019
ETIQUETAS:

A finales de mayo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (expediente S/DC/0594/16) sancionó con 33,8 millones de euros a 33 editoriales de libros de texto por pactar precios y políticas comerciales al menos durante la última década. Entre otros asuntillos, el cártel de los editores reunido en la patronal Anele (Asociación Nacional de Editores de Libros de Enseñanza) había suscrito «un compromiso de no realizar materiales adaptados a los currículos autonómicos» al parecer incompatible con la legislación vigente, según consta en la extensa resolución de 213 folios. Y ello a pesar de que según el propio organismo, la regulación de contenidos en los libros de texto es «muy clara y determinante», obligando a los editores a «adaptarse al currículo aprobado por las administraciones educativas».

El importe de la sanción es más bien simbólico, apenas el 4% de los casi 900 millones de euros que cada año mueve el negocio en España. A su sombra se alimentan algunos espejismos; El Gobierno canario, por ejemplo, se gasta una media de 7 millones al año sólo en pagar por los libros a uno de cada cinco alumnos de la enseñanza obligatoria. La medida para favorecer la igualdad en la escuela no exime al restante 80% de las familias de abonar unos 200 euros en la compra de los obligados ejemplares, mejor en septiembre. O sea, libros de texto hay muchos, pero gratis no hay ninguno. Los paga usted, aunque no lo sepa.

Justamente ahora, no antes, el gerente de los editores monta un circo por supuestas presiones para alterar contenidos a capricho de los políticos de turno. Que si los ríos de Canarias por aquí, que si los reyes católicos por allá. Cuando alguien no quiere que se vean los árboles, incendia el bosque.