Truss y la lechuga. / C7

Lechugas por todas partes

«Triunfó la cosa por ser original, uno; por ser acertada con el contexto, dos; y por tener la enorme fortuna de haber contando con la suerte de cara, tres»

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

Reconozco que me pareció simpática, pero asumiendo que era una simple chorrada, la campaña del 'Daily Star' con el montaje entre Liz Truss y una lechuga. El periódico pocas veces había estado tan en el candelero mediático. Tras la dimisión de la sucesora de Boris Johnson, más aún. Pero la gracieta debe tener el recorrido que ha alcanzado. Y ya está.

Triunfó la cosa por ser original, uno; por ser acertada con el contexto, dos; y por tener la enorme fortuna de haber contando con la suerte de cara, tres. Y estos factores no van a tener presencia cuando se quiera emular la iniciativa en otros contextos. Pese a ello, me temo que tendremos atracón de lechugas para unos cuantos días o semanas.

El jueves, por ejemplo, Más Madrid puso un verde ejemplar en el escaño de Isabel Díaz Ayuso, presidenta madrileña. Y de inmediato aprovechó Hugo Martínez Abarca, el brazo ejecutor, para mover la imagen en redes sociales, con la reseña ¡Vamos lechuga!, provocando memes y chascarrillos en su entorno.

De ayer mismo, hubo gentes tentadas de hacer montajes con personas famosas que estos días tienen la salud delicada, confrontando fotos con una lozana lechuga.

Para quien esté tentado, por favor, dejemos que la cosa se quede en «planta herbácea de la familia de las compuestas, con tallo ramoso de 40 a 60 centímetros de altura, hojas grandes, radicales, blandas, nerviosas, trasovadas, enteras o serradas, flores en muchas cabezuelas y de pétalos amarillentos, y fruto seco, gris, comprimido, con una sola semilla. Es originaria de la India, se cultiva en las huertas y hay de ella muchas variedades. Las hojas son comestibles, y del tallo se puede extraer abundante látex de sabor agradable», como define la RAE. No demos argumentos a quienes, en contra de la buena salud, defienden que de lo que come el grillo, poquillo.