Cuentos Chinos

La mano dura y los ignorantes

27/03/2020

Durante este confinamiento, a buen seguro que se han hartado de recibir cientos de vídeos y fotos de gente, primero bromeando sobre paseos con los perros, gallos o cualquier muñeco y luego a agentes de la autoridad y hasta militares abroncando y sancionando a listillos que se saltan las órdenes para convertirse en tontillos mayúsculos. Reconozco que los primeros días me reí con el ingenio de muchos que sacaban su humor para divertir en medio del desconocimiento de una nueva situación para todos semiencerrados en casa. Eso fue al principio, pero mientras transcurrían las horas y las cifras de afectados y fallecidos en España iban aumentando sin freno, ya todo empezó a hacerme menos gracia hasta llegar a un punto de irritarme por completo.

«Me dejó un mal sabor de boca el que estén en libertad y ni hayan dormido una noche en el calabozo»

Y el miércoles, cuando empezaron a llegarme varios vídeos de una riña tumultuosa en Vecindario que acabó con 18 detenidos, ya fue la gota que colmó el vaso. Fueron unas imágenes que me llenaron de indignación y no solo a mi, porque desde que fueron publicadas se llenaron de decenas de comentarios reprobando la actitud de aquellos que se burlan del bien común y que solo pueden calificarse de un modo: unos auténticos mataos. Personas adultas pero con su importante bagaje delictivo que se piensan que son personajes de esas series violentas de Netflix en las que, curiosamente, sus protagonistas acaban o en un ataúd o en prisión. Ignorantes.

La autoridad judicial los dejó en libertad por las circunstancias excepcionales que vivimos debido a este dichoso coronavirus, pero están de nuevo en la calle con cargos, que nadie lo olvide, pero en su debido momento tendrán que responder ante la Justicia. Reconozco que me dejó un mal sabor de boca el hecho de que estén de nuevo en libertad y ni hayan dormido aunque sea, una noche en el calabozo. Y lo digo porque esos que no distinguen entre el bien y el mal, habrán celebrado esa resolución judicial como una victoria y a su vez, considerarán que es una derrota de los guardias civiles, policías locales y hasta militares que se jugaron incluso posibles contagios por hace cumplir la ley y detenerlos. Pero desgraciadamente, la cabra siempre tira para el monte, y a buen seguro que volverán a delinquir e irán acumulando delitos hasta pisar la cárcel. Ojalá me equivoque y tenga que rectificar, ojalá, porque eso será una excelente noticia para nuestra sociedad. Espero que les sirva de lección y, al menos durante el confinamiento, tengan la decencia de comportarse y no hacer caso a los que le ríen la gracia como a ese aspirante a artistas que cada vez que habla demuestra más su ignorancia en redes sociales. Mano dura contra los ignorantes.

$!La mano dura y los ignorantes