Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 21 de junio
Alberto Rodríguez ante la atónita mirada de Mariano Rajoy. efe
Sobre política, hartazgo, dudas y el menos malo
Diario de campaña

Sobre política, hartazgo, dudas y el menos malo

Yo pensaba que todos eran iguales, pero hay también quienes suben el salario mínimo. Y quienes ponen peros a todo

Kevin Fontecha

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 25 de mayo 2023, 23:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un día despertamos y, sin llegar a imaginarlo, estábamos en una jaula dentro de nuestras propias paredes. Otro, sin venir a cuento, nos acostamos viendo cómo el fuego quemaba el corazón de Gran Canaria o la lava arrasaba La Palma. Venimos de años complicados. Muy duros. Donde muchos se quedaron por el camino. Hoy me acuerdo de quienes, como yo, les tocó entrar en un ERTE durante la pandemia. También de los que tuvieron aún peor suerte con un ERE que les agitó todavía más la vida.

En Canarias, siempre aislados y dependiendo de un turismo que durante unos años no existió porque cambiaron las reglas del juego, se acentuaron aún más las carencias de un modelo económico obsoleto y que debería remodelarse de una vez. La economía de todo un archipiélago no puede depender de que el turista de turno elija visitar el sol y la playa. Sobre todo cuando esto podría ser el motor de la energía renovable de España.

No quiero marear mucho a nadie, que ya todos tienen bastante en la cabeza. Problemas, incertidumbres y hasta falta de oxígeno, pues el no llegar a fin de mes asfixia. Y en demasía. Todo cuesta más y no hablo de esfuerzos, que también. Adquirir una vivienda es una odisea para una generación en la que me incluyo. Son 32 palos, cada vez tengo menos pelo y vivo de alquiler porque el mileurismo cierra puertas. Mientras, bancos y fondos buitre se apoderan de casas, los jóvenes se ven obligados a seguir bajo el techo de sus padres por unos salarios famélicos y falta de oportunidades.

Todos estamos hasta los mismísimos. El hartazgo es generalizado y en muchas ocasiones hasta buscado. No por nosotros, no me malinterpreten. Una población que se queda en casa y pasa de ir a votar favorece a que gobiernen unos u otros. Por eso te escribo estas líneas. Porque aunque consideres la política como un ente inane, a veces hay que elegir lo menos malo. Recuerdo cuando, haciendo mi trabajo final de grado, allá por 2016, escribí a un tal Alberto Rodríguez, con alguna rasta que otra, para hacerle una entrevista. Yo solo era un estudiante y él un diputado muy sonado. Tenía claro que llegaría el rechazo, como hicieron otros. Pero no. Acabó sentado en mi viejo Seat Ibiza. Es solo una simple anécdota. Creía que eran todos iguales. Aunque hay también quienes suben el salario mínimo. Y quienes ponen peros a todo. Sea lo que sea.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios