Borrar
Raúl Díaz Cachón, con un familiar, al llegar al aeropuerto. C7
Raúl saldrá de la prisión
El triángulo

Raúl saldrá de la prisión

«Se comportó como alguien cabal en las semanas posteriores, cumpliendo con la orden de presentarse a firmar en Madrid en un juzgado próximo a la casa familiar»

Viernes, 12 de enero 2024, 23:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los informadores nos vemos obligados a tratar con personas de todo tipo. Y en ocasiones quedamos condicionados a exponernos a circunstancias muy poco agradables. Fue así como hace hoy justo un año tuve que mirar a los ojos a Raúl Díaz Cachón, por entonces aún sospechoso de dar muerte a su esposa, Romina Celeste Núñez. Fue en el aeropuerto de Guacimeta, horas después de su salida de prisión, cuatro años justo después de su arresto, en virtud de la legislación, que marca un tope de cárcel preventiva. En la mañana del 13 de enero de 2023, de su rostro apenas intuí la frente, pues salió el reo con sudadera con capucha y una mascarilla. Y portaba gafas oscuras.

Se comportó como alguien cabal en las semanas posteriores, cumpliendo con la orden de presentarse a firmar en Madrid en un juzgado próximo a la casa familiar. Muchos temieron por su fuga. Y así fue cómo pudo ser enjuiciado. En la vista se reconoció culpable de la muerte, siendo condenado a algo más de quince años de estancia carcelaria. Pidió perdón incluso, con la boca pequeña, pues se guardó los detalles sobre los restos de la víctima, a la que desmembró y quemó, como quedó refrendado durante el juicio.

Desde que fuera detenido el 13 de enero de 2019 y la fecha actual, aplicando medidas de ajuste carcelario, intuyo que puede justificar el cumplimiento de casi dos tercios de la pena impuesta. En consecuencia, no sería de extrañar que pronto pueda disfrutar, si es que no lo tiene ya, del régimen de tercer grado. Y es probable que pueda completar el castigo en cosa de dos o tres años.

Y como el tiempo va rápido, antes de 2030 tendrá libertad casi plena. Ahí quedará expuesto a toparse con cualquiera que quiera saber dónde demonios tiró los restos. Para entonces confiemos en que a Raúl le quede un ápice de humanidad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios