Borrar

Idus de marzo... en febrero

Del director ·

¿Qué más hacía falta para hacer efectiva la dimisión de Casado y la marcha junto a su fiel García Egea?

Lunes, 21 de febrero 2022, 22:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Lástima. Eso da Pablo Casado, que ayer vivió probablemente el peor de sus días en política. Pero lástima por su empeño en aferrarse al cargo de presidente nacional del Partido Popular cuando es evidente que los resortes del poder interno y externo de esa organización están en otras manos.

Su reunión con la dirección del partido se alargó tanto que la sensación de pena ante su situación se fue acrecentando. Y la parte contraria fue haciendo llegar a cuentagotas -primero- y después a mansalva las bombas, en una ofensiva sin cuartel: que si Feijóo le había dicho que tirase la toalla, que si Juanma Moreno también le reclamaba dimitir sobre la marcha, que si la propia Díaz Ayuso aportaba documentación a la Fiscalía para demostrar su inocencia, que si Ana Pastor también se desmarcaba de Casado... ¿Qué más hacía falta para hacer efectiva la dimisión y la marcha junto a su fiel Teodoro García Egea?

Sobre la situación creada, una reflexión: este evidente 'golpe de Estado' partidario demuestra que las organizaciones políticas clásicas han muerto. O al menos el PP tal y como lo conocíamos. Lo digo porque cabe preguntarse para qué sirven entonces los congresos, los delegados, el voto de estos, el parecer de los compromisarios... Y no vale escudarse en la manifestación del pasado domingo, pues creo que nadie fue preguntando a los asistentes si eran o no militantes y si estaban al corriente en el pago de las cuotas. Cuidado con esas formas, porque si un partido que se dice de centro al tiempo que conservador legitima los escraches -y eso fue lo del domingo- entonces será mejor apagar la luz e irse a dormir.

Recuerdo hace años que alguien del PSOE confesaba desolado que ya no reconocía a su partido: «Nos hemos 'podemizado'», señalaba, en referencia a cómo el poder había cambiado de manos y la dirección ya no pintaba nada. Pues ahora el partido 'podemizado' es el PP, donde las 'mareas' son territoriales y donde la cúpula nacional es desalojada sin contemplaciones.

Claro que al final a Casado le sucede que los mismos que lo hicieron presidente nacional para que no accediera al cargo Soraya Sáenz de Santamaría lo apartan a las bravas. Es como si los idus de marzo que acabaron con Julio César se hubiesen adelantado al mes de febrero en Génova. Y Casado, que ha visto venir la ofensiva, ha cometido su último error al empeñarse en atrincherarse y prolongar su agonía.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios