Borrar
Javier Milei, en una imagen reciente. Europa Press
¿Por qué no se callan...?
Por si le interesa

¿Por qué no se callan...?

Gaumet Florido

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 21 de mayo 2024, 23:11

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El presidente de Argentina, Javier Milei, estuvo en España e hizo de Javier Milei. Ni más ni menos. El sobreactuado de siempre, con sus soflamas incendiarias tan del gusto de su claqué. Por cierto, en un viaje para participar en un mitin de partido que fue costeado con dinero público de los argentinos, por mucho que por allá anden excusándose con el besamanos que se organizó con empresarios españoles.

Lo cierto es que Milei aprovechó la excursión para devolverle la afrenta al gobierno español y soltó varios exabruptos contra Pedro Sánchez y su esposa. Inadmisibles, por mucho que los jalee Vox en alto y el PP, por lo bajini, tanto más cuando se trata de un jefe de Estado que ha sido bien acogido por el país a cuyo presidente está insultando. Como inadmisible fue que unos días antes un ministro español, tan dado también a las bravuconadas teatreras, insinuara en otro acto de partido que al tal Milei le va lo de ingerir ciertas sustancias.

Fruto de este desencuentro, España optó ayer por retirar de forma definitiva a la embajadora que le representa en el país del mundo en el que residen más españoles. Casi 500.000.

Dado el contexto, y con lo que está en juego entre dos países con tantos intereses compartidos, me pregunto hasta cuándo podrán tensar la cuerda dos Estados por lo que no deja de ser un choque dialéctico en un contexto de polarización alimentado por ambas partes. El tiempo dirá... En fin.

Lejos quedan aquellos tiempos en que un presidente español, Zapatero, afeó a otro, Hugo Chávez, en una cumbre iberoamericana que se metiera con un expresidente de su país, Aznar, del que le separaba y le separa un abismo ideológico. Aquel por qué no te callas del emérito se lo largaría yo a más de uno.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios