El gatillazo de Vox

José Luis Reina
JOSÉ LUIS REINA

Tertulias, análisis, sondeos y multitud de titulares. «Vox va a arrasar en Andalucía, y será el inicio de un crecimiento nacional imparable». Macarena Olona sonreía triunfante en cada aparición pública, los suyos la aupaban a un papel clave para formar Gobierno y ella sabía que nada podía salir mal. Además, los tiempos de las mayorías absolutas, pensaban, forman parte del pasado, al igual que el bipartidismo. Ilusos. Lo cierto es que tras los Rivera, Iglesias o Rufianes, el PP sigue siendo un partido nacional indiscutible y el PSOE sigue en pie y dirigiendo numerosos territorios.

Ciudadanos, que en paz descanse, Podemos (¿existe?) y Vox, que se sigue mirando al espejo, deambulan por la escena política mientras ya todos sabemos que el próximo presidente de España será Sánchez o Feijoo y que todo lo demás, los que queden en pie, son accesorios a un sistema electoral que se mantiene intacto y a una tendencia de voto del español que castiga, pero no mata (a los grandes).

Lo de Andalucía se puede analizar desde varios puntos, pero extrapolar eso a otros territorios como el canario sería un error, más teniendo en cuenta que el PP, ni en el mejor de sus sueños, conseguirá un resultado similar, o que los nacionalismos dejen de tener su peso a favor de otros partidos de ámbito nacional es utópico. Lo que está claro, y más viendo el éxodo de miembros de Ciudadanos hacia CC, es que ese partido ya es historia, que Podemos tendrá difícil entrar y que, salvo sorpresa, Vox experimentará otro gatillazo en Canarias. Manuel Domínguez no es Bonilla, Espadas no es Torres y el canario, como es obvio, no es andaluz.