Tribunal Constitucional. / C7

Fusilar, válido en privado

«Se empieza con una supuesta tontería inocua, se permite que el tema prospere y acaba la cosa con cientos de chiflados asaltando instituciones»

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

La 'gracia' no va a tener consecuencias. No al menos a nivel judicial. Como resulta que fueron comentarios en un canal privado, decir que hay que fusilar a 26 millones de españoles solamente va a merecer reprimendas de índole moral, visto que la Fiscalía de Madrid esta semana ha decidido archivar la investigación abierta a finales de 2020 a varios antiguos altos mandos del Ejército de Aire.

Es cierto que no hemos sufrido consecuencias. Por fortuna no se han pegado tiros. Pero inquieta saber cómo las gastan en sus comentarios de barra de bar gentes con altísimas responsabilidades castrenses hasta hace dos días. Plasmar barbaridades tan extremas, por simplemente existir en España un gobierno de izquierdas, no es baladí. Se empieza con una supuesta tontería inocua, se permite que el tema prospere y acaba la cosa con cientos de chiflados asaltando instituciones. Recuerden qué pasó en el Capitolio de Estados Unidos, donde esta semana se ha alterado el programa de trabajo, por temor a otro asalto promovido en redes sociales.

Las felonías objeto de polémica se dieron en un grupo de WhatsApp sin aparente intención de que los contenidos fueran conocidos por la opinión pública. Y es esta condición de privacidad la que justifica el archivo. Pese a que las valoraciones son «inapropiadas, excesivas y desafortunadas»; por encima de la consideración objetiva debe imperar la bendita libertad de expresión. Y da igual que parezca una franca instigación a cometer un delito de odio.

Como un mindundi más que soy, acepto y asumo lo que hay. Me encanta el régimen de libertades que compartimos, porque nos aporta más, mucho más, de los que nos resta. Y de ello se benefician tipos como Francisco Beca, Ángel Díaz Rivera, Andrés González Espinar o José Manuel Adán Carmona, por muy impresentables que puedan resultarnos.