Feminismo y lesbianismo

La discriminación lésbica es una consecuencia directa del sistema patriarcal en el que vivimos y en el que hemos sido educadas: tiene su origen en el hecho de ser mujeres

Tribuna Libre
TRIBUNA LIBRE

Qué relación existe entre el feminismo y lesbianismo? En las jornadas a las que he asistido o en los estudios en los que he participado sobre las realidades de las mujeres lesbianas, estas a menudo argumentan que se sienten más discriminadas por el hecho de ser mujeres que por el hecho de ser lesbianas. ¿Por qué entonces venimos denunciando una discriminación específica por el mero hecho de ser lesbianas?

Sin lugar a dudas, la respuesta está en dotar a esta lucha de una perspectiva de género y de una mirada interseccional. La discriminación lésbica es una consecuencia directa del sistema patriarcal en el que vivimos y en el que hemos sido educadas, es decir, dicha discriminación tiene su origen en el mero hecho de ser mujeres. Si partimos de la base de que la heterosexualidad -más allá de una orientación sexual- constituye un sistema político que determina la posición social y los roles que debemos ocupar hombres y mujeres, entenderemos entonces que las mujeres lesbianas representamos una transgresión a las normas de dicho sistema. Básicamente porque venimos a reivindicar un lugar como mujeres que dicen que no nos corresponde. Las lesbianas infringimos requisitos básicos de la «heterosexualidad obligatoria» de la que nos hablaba Adrienne Rich, es decir, en un sistema androcéntrico y patriarcal, nuestra existencia viene a decirle simbólicamente al hombre hegemónico que jamás lo amaremos como compañero de vida (pareja) y que jamás lo desearemos en un plano sexual. Este jaque al sistema patriarcal hace que, como mujeres, se nos vea como 'desviadas' de la norma y como féminas a las que el sistema debe corregir para que 'volvamos a nuestro redil'. Hablamos de una norma infringida, hablamos de lesbofobia, y este no es un mensaje en exclusiva para las lesbianas: la lesbofobia nos viene a decir a todas las mujeres sin excepción qué lugar debemos de ocupar en este mundo y qué consecuencias tenemos si no acatamos las normas establecidas.

Veamos otro ejemplo de la importancia de aplicar la perspectiva de género (mirada feminista) al hecho de ser mujeres lesbianas. En el ámbito público, por ejemplo, una mujer que pasea con su pareja hombre por la calle tiene muchas menos posibilidades de ser agredida sexualmente que una mujer que pasea por esa misma calle a la misma hora con su pareja mujer. Los estudios oficiales con que contamos avalan que la diferencia entre una y otra es su pareja. Por tanto, el mero hecho de ser mujeres nos sitúa ante el sistema y nos discrimina en función de lo alejadas (o no) que estemos de las normas de dicho sistema. La discriminación como lesbianas (lesbofobia) no puede ser interpretada, por tanto, sin una perspectiva de género, esto es, sin partir de la base del lugar que, como mujeres, ocupamos en este mundo.

La identidad lésbica, por tanto, afecta a las distintas facetas de nuestra vida cotidiana: salud, familia, medios de comunicación, entorno laboral, representación en la política y en la cultura... Y que no podemos hablar de lesbianismo sin tener presente la perspectiva de género. De hecho, numerosos estudios han corroborado a día de hoy que el desconocimiento de la realidad de las mujeres lesbianas por parte de profesionales sanitarios tiene consecuencias negativas en nuestra salud. Sin ir más lejos, está demostrado que la invisibilidad de las lesbianas en la investigación y en la atención sanitaria, así como la presunción de la heterosexualidad, perpetúan una serie de mitos y prejuicios que vulneran nuestra salud, especialmente en el ámbito ginecológico.

Según el Informe de la Evolución de los Delitos de Odio, 2020 (Ministerio del Interior), el lesbianismo constituye una de las razones fundamentales de los delitos de odio en nuestro país. Tal y como señala Iris Marion Young, la invisibilidad de los grupos oprimidos, la falta de representatividad y la imposición de la visión hegemónica y privilegiada de la sociedad en la cultura, es una de las características de los sistemas de opresión. Las lesbianas, en tanto que grupo oprimido por el (hetero)patriarcado, se han visto relegadas a un segundo plano en las esferas mediáticas y culturales, siendo sus representanciones escasas y estereotipadas. Por ejemplo, según el informe del Observatorio de la Diversidad en los Medios Audiovisuales (ODA), en la producción de series y películas españolas en el año 2020, solo 7,1% de los personajes perteneció a la comunidad LGBTI (83 personajes de 1.171), de los cuales tan solo 17 eran lesbianas (un 1,4%). En cuanto al mundo laboral, según datos de la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE (FRA), el 44% de las lesbianas europeas señalan que ha sufrido lesbofobia en el trabajo, mientras que un 25% asegura haber sentido discriminación en sus condiciones laborales o salariales por su condición sexual.

Es por ello que, desde el Instituto Canario de Igualdad, hemos organizado el I Congreso Internacional sobre Feminismo y Lesbianismo de Canarias. Con esta actividad pretendemos visibilizar, desde el Gobierno de Canarias, las diferentes realidades y experiencias lésbicas, así como debatir en torno a cuestiones que nos atañen a todas, como la lesbofobia en los ámbitos de la salud, de los medios de comunicación, en el empleo o en los productos culturales. Este congreso nace de la necesidad de generar un espacio seguro en el cual poder conversar y compartir conocimientos y experiencias de mujeres lesbianas en cuatro ámbitos clave: la salud, la discriminación lesbofóbica, y la invisibilidad en medios de comunicación y en el mundo laboral.

Nuestros objetivos principales en este congreso son, entre otros, generar espacios seguros de debate y reflexión en esta materia para las mujeres lesbianas; visibilizar las realidad lésbica en el ámbito local y autonómico de Canarias; generar redes entre las individualidades y los distintos movimientos asociacionistas que trabajan contra la lesbofobia y en pro de los derechos de las mujeres lesbianas; y dar visibilidad a la cultura de temática lésbica hecha por mujeres lesbianas a través representaciones que abordan la vida cotidiana de las lesbianas en nuestra sociedad. ¡Feliz y reivindicativo día de la Visibilidad Lésbica!