Cuentas muy deseadas

Hay una respuesta económica, buena o mala, el tiempo lo dirá, para una economía devastada

Manuel Mederos
MANUEL MEDEROS

Detrás de todas las cuentas del Estado que se han negociado por la falta de mayorías siempre se esconden reclamaciones de los negociadores y concesiones del Estado a los nacionalistas. Frente a la carajera de la derecha es bueno recordar que cuando Aznar tuvo que pactar con Pujol no sólo habló catalán, sino que hizo concesiones importantes a Cataluña, algunas de ellas en la hoja de ruta del catalanismo que han ayudado a llegar a la situación de hoy.

En un sistema político como el nuestro, en el que las mayorías son imposibles, por el momento, pactar y llegar a acuerdos es deseable, aunque algunas concesiones puedan escandalizar y alentar el miedo, sin contar con que la democracia española cuenta con todo tipo de controles que evita a cualquier Gobierno salir de la Constitución y que el propio sistema está demasiado bien diseñado para resistir a los cambios impuestos por minorías.

Lo que realmente ha molestado a la derecha no son las concesiones a los nacionalistas, sino el hecho de que estos Presupuestos son un tablón de oxígeno para Pedro Sánchez. Dan mucha estabilidad, al menos por dos años, y consagran, por un largo tiempo, el Gobierno de Coalición.

La grave crisis sanitaria y económica por la que atraviesa este país y las exigencias europeas hacen necesaria una ley presupuestaria que supere el estancamiento ante la polarización política de ambos bandos que ha impedido lo deseable, un gran pacto. Por fin hay una hoja de ruta más allá de las prórrogas de los presupuestos de Montoro, diseñados para otro momento bien distinto.

Estos presupuestos generan dudas, por las concesiones y por la propia crisis a la que se hace frente con más gasto y pocas expectativas de ingresos, pero, y es lo más importante, hay una respuesta económica, buena o mala, el tiempo lo dirá, para una economía devastada por la pandemia.

Canarias será una de las grandes beneficiadas de estos presupuestos. Dan respuesta a las demandas del Ejecutivo Canario y permitirán cumplir los objetivos trazados para las islas el próximo año. Son 1.180 millones de euros que permiten a los negociadores canarios, especialmente a Nueva Canarias, presumir, por primera vez, de que la inversión por habitante en Canarias sea mayor que la media, con 304 euros frente a 277 y de que se atienden todos los programas que contempla el Régimen Económico y Fiscal (REF).