Jaula y arco iris

CIS, autogobierno e identidad

15/09/2019

La Comunidad Canaria cuenta con nuevo Estatuto de Autonomía desde su publicación el pasado 6 de noviembre de 2018. Tiene elevados niveles de autogobierno, no muy diferentes a los de las comunidades denominadas históricas. Y un Régimen Económico y Fiscal (REF), también actualizado, que trata de compensar las dificultades de su lejanía al continente europeo y su fraccionamiento territorial. Y, al menos por lo que recoge el reciente barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) realizado tras las elecciones autonómicas de mayo, en Canarias es mayoritaria la aprobación del autogobierno y superior a la media del Estado el anhelo de mayor autonomía.

«Un 41,8% de los españoles considera que las comunidades autónomas han aumentado las diferencias de prosperidad entre las regiones»

En todo caso, conviene advertir que las muestras del CIS para Canarias son bajas, lo que da menos rotundidad a sus conclusiones. Como sucede con sus previsiones electorales en las Islas que, casi siempre, sitúan a la baja las perspectivas de los partidos de exclusivo ámbito canario con relación al resultado que luego arrojan las urnas.

Respecto a lo primero, el 62,8% de la muestra del CIS considera en Canarias que la creación y el desarrollo de las comunidades autónomas ha sido «más bien positivo» (trece puntos por encima de la media española), frente al 15,6% que lo ve «más bien negativo» y el 7,9% que lo valora «ni positivo ni negativo». Un 13,9% no sabe/no contesta. Es ligeramente más favorable la opinión de las mujeres (63,9%) que la de los hombres (61,7%) y, por grupos de edad, la de los que están entre 35 y 44 años (75,9%) y entre 25 y 34 (69,6%).

Un 41,8% de los españoles considera que desde que existen las comunidades autónomas han aumentado las diferencias de prosperidad entre las distintas nacionalidades y regiones, frente al 25,4% que estima que continúa igual y el 12,5% que opina que se han reducido. En la Comunidad Canaria, sin embargo, son más, un 18,2%, los que consideran que se han aminorado esas diferencias, y un 32,5%, nueve puntos menos que la media estatal, entiende que se han incrementado las diferencias económicas.

Más autogobierno

Pese a contar con un nuevo Estatuto, renovado y ampliado, en Canarias es más alto el porcentaje de los que desean más autogobierno (21,1%) que en el conjunto de España (13,7%), aunque la inmensa mayoría plantea mantener el actual status autonómico (53,8%).

CIS, autogobierno e identidad

Son muy pocos los partidarios del reconocimiento a las comunidades autónomas de convertirse en estados independientes, apenas un 1,8% -que, aunque la defensa del derecho no supone necesariamente la voluntad de querer ejercerlo, concuerda bastante con lo ocurrido en los recientes comicios autonómicos de mayo, donde la coalición independentista Ahora Canarias no llegó al 1% de los sufragios-, muy por debajo del 9,2% estatal, porcentaje muy condicionado, eso sí, por algunas comunidades, especialmente Cataluña.

El centralismo tiene poco apoyo en el archipiélago, solo un 14,3% conjuntamente entre los que quieren un estado centralizado (9%) y los que pretenden reducir las autonomías (5,3%); muy inferior al dato medio español, que alcanza el 26,9%, con un 16,6% de la muestra que apunta hacia un estado sin comunidades autónomas, muy por encima de los resultados obtenidos en las urnas por parte del único partido que de forma explicita defiende esta tesis.

Los hombres aparecen con tendencias más centralizadoras que las mujeres y, por franjas de edad, son los que tienen entre 25 y 34 los más favorables a reivindicar mayor autogobierno (35,7%, catorce puntos por encima de la media); y los más centralistas son los mayores de 65 años.

En el plano ideológico, la muestra canaria se sitúa en el centro izquierda (4,8), en una escala en que 1 es la extrema izquierda y 10 la extrema derecha. Y en esa misma escala así sitúan a los partidos: IU (2), Podemos (2,3), PSOE (3,8), Ciudadanos (6,9), PP (7,8) y Vox (9,1). A CC la colocan en el 6,3, algo más alejada del centro que ocupaba en la anterior muestra (5,5).

Identidad

En cuanto a los aspectos identitarios, Canarias presenta, según el CIS, mayor identificación con la comunidad autónoma que la media estatal. Así, los que se consideran más canarios que españoles o solo canarios ascienden conjuntamente al 25,9%, frente al 16,9% de media española. Aunque como siempre, la mayoría, un 57,5%, compatibiliza por igual las identidades. Un 12,7% se considera solo español o más español que canario, frente al 20,7% estatal de mayor identificación con España que con su comunidad autónoma.

Ahora bien, si comparamos con los datos de 2015 ha disminuido el sentimiento identitario en el Archipiélago. Entonces, el barómetro postelectoral del CIS atribuía un 34% a la suma de las categorías solo canario o más canario que español, que ahora sitúa en un 25,9%, es decir, ocho puntos menos. El sentimiento más españolista ha permanecido estable, en el 12,7%.

El barómetro post elecciones autonómicas también incluye los problemas que perciben los ciudadanos y ciudadanas de Canarias como más acuciantes. Y, en consecuencia, lo que entienden deben ser las prioridades para el Gobierno nacido de aquellas elecciones. La sanidad, la creación de empleo, la educación, el acceso a la vivienda y las políticas sociales, aparecen claramente destacadas como ejes de actuación preferente. Junto a la acción del Ejecutivo canario, el arranque de la legislatura estatal, el establecimiento de un Gobierno estable en España y la aprobación de unos presupuestos que sustituyan a los hoy prorrogados, parecen imprescindibles para hace realidad esas más que razonables exigencias ciudadanas.

Todo se encuentra en estos momentos en el aire en espera de una investidura presidencial cada vez menos probable y de unas elecciones, fruto del fracaso de los actores políticos, que casi nadie desea, cada vez más cercanas. Los grandes partidos estatales no mueven ficha con grave perjuicio para las comunidades autónomas y para la ciudadanía que ve paralizada la solución a los problemas de la economía y el empleo, las pensiones o los servicios públicos.

La Comunidad Canaria cuenta con nuevo Estatuto de Autonomía desde su publicación el pasado 6 de noviembre de 2018. Tiene elevados niveles de autogobierno, no muy diferentes a los de las comunidades denominadas históricas. Y un Régimen Económico y Fiscal (REF), también actualizado, que trata de compensar las dificultades de su lejanía al continente europeo y su fraccionamiento territorial. Y, al menos por lo que recoge el reciente barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) realizado tras las elecciones autonómicas de mayo, en Canarias es mayoritaria la aprobación del autogobierno y superior a la media del Estado el anhelo de mayor autonomía.

En todo caso, conviene advertir que las muestras del CIS para Canarias son bajas, lo que da menos rotundidad a sus conclusiones. Como sucede con sus previsiones electorales en las Islas que, casi siempre, sitúan a la baja las perspectivas de los partidos de exclusivo ámbito canario con relación al resultado que luego arrojan las urnas.

Respecto a lo primero, el 62,8% de la muestra del CIS considera en Canarias que la creación y el desarrollo de las comunidades autónomas ha sido «más bien positivo» (trece puntos por encima de la media española), frente al 15,6% que lo ve «más bien negativo» y el 7,9% que lo valora «ni positivo ni negativo». Un 13,9% no sabe/no contesta. Es ligeramente más favorable la opinión de las mujeres (63,9%) que la de los hombres (61,7%) y, por grupos de edad, la de los que están entre 35 y 44 años (75,9%) y entre 25 y 34 (69,6%).

Un 41,8% de los españoles considera que desde que existen las comunidades autónomas han aumentado las diferencias de prosperidad entre las distintas nacionalidades y regiones, frente al 25,4% que estima que continúa igual y el 12,5% que opina que se han reducido. En la Comunidad Canaria, sin embargo, son más, un 18,2%, los que consideran que se han aminorado esas diferencias, y un 32,5%, nueve puntos menos que la media estatal, entiende que se han incrementado las diferencias económicas.

Más autogobierno

Pese a contar con un nuevo Estatuto, renovado y ampliado, en Canarias es más alto el porcentaje de los que desean más autogobierno (21,1%) que en el conjunto de España (13,7%), aunque la inmensa mayoría plantea mantener el actual status autonómico (53,8%).

Son muy pocos los partidarios del reconocimiento a las comunidades autónomas de convertirse en estados independientes, apenas un 1,8% -que, aunque la defensa del derecho no supone necesariamente la voluntad de querer ejercerlo, concuerda bastante con lo ocurrido en los recientes comicios autonómicos de mayo, donde la coalición independentista Ahora Canarias no llegó al 1% de los sufragios-, muy por debajo del 9,2% estatal, porcentaje muy condicionado, eso sí, por algunas comunidades, especialmente Cataluña.

El centralismo tiene poco apoyo en el archipiélago, solo un 14,3% conjuntamente entre los que quieren un estado centralizado (9%) y los que pretenden reducir las autonomías (5,3%); muy inferior al dato medio español, que alcanza el 26,9%, con un 16,6% de la muestra que apunta hacia un estado sin comunidades autónomas, muy por encima de los resultados obtenidos en las urnas por parte del único partido que de forma explicita defiende esta tesis.

Los hombres aparecen con tendencias más centralizadoras que las mujeres y, por franjas de edad, son los que tienen entre 25 y 34 los más favorables a reivindicar mayor autogobierno (35,7%, catorce puntos por encima de la media); y los más centralistas son los mayores de 65 años.

En el plano ideológico, la muestra canaria se sitúa en el centro izquierda (4,8), en una escala en que 1 es la extrema izquierda y 10 la extrema derecha. Y en esa misma escala así sitúan a los partidos: IU (2), Podemos (2,3), PSOE (3,8), Ciudadanos (6,9), PP (7,8) y Vox (9,1). A CC la colocan en el 6,3, algo más alejada del centro que ocupaba en la anterior muestra (5,5).

Identidad

En cuanto a los aspectos identitarios, Canarias presenta, según el CIS, mayor identificación con la comunidad autónoma que la media estatal. Así, los que se consideran más canarios que españoles o solo canarios ascienden conjuntamente al 25,9%, frente al 16,9% de media española. Aunque como siempre, la mayoría, un 57,5%, compatibiliza por igual las identidades. Un 12,7% se considera solo español o más español que canario, frente al 20,7% estatal de mayor identificación con España que con su comunidad autónoma.

Ahora bien, si comparamos con los datos de 2015 ha disminuido el sentimiento identitario en el Archipiélago. Entonces, el barómetro postelectoral del CIS atribuía un 34% a la suma de las categorías solo canario o más canario que español, que ahora sitúa en un 25,9%, es decir, ocho puntos menos. El sentimiento más españolista ha permanecido estable, en el 12,7%.

El barómetro post elecciones autonómicas también incluye los problemas que perciben los ciudadanos y ciudadanas de Canarias como más acuciantes. Y, en consecuencia, lo que entienden deben ser las prioridades para el Gobierno nacido de aquellas elecciones. La sanidad, la creación de empleo, la educación, el acceso a la vivienda y las políticas sociales, aparecen claramente destacadas como ejes de actuación preferente. Junto a la acción del Ejecutivo canario, el arranque de la legislatura estatal, el establecimiento de un Gobierno estable en España y la aprobación de unos presupuestos que sustituyan a los hoy prorrogados, parecen imprescindibles para hace realidad esas más que razonables exigencias ciudadanas.

Todo se encuentra en estos momentos en el aire en espera de una investidura presidencial cada vez menos probable y de unas elecciones, fruto del fracaso de los actores políticos, que casi nadie desea, cada vez más cercanas. Los grandes partidos estatales no mueven ficha con grave perjuicio para las comunidades autónomas y para la ciudadanía que ve paralizada la solución a los problemas de la economía y el empleo, las pensiones o los servicios públicos.