El bitcoin al estilo canario

«Nunca se ha conocido informe alguno sobre el rédito real del Fdcan y su inversión fantasma»

Rebeca Chacón
REBECA CHACÓN Las Palmas de Gran Canaria

El baile del bitcoin marea incluso en estos tiempos donde todo se mueve con ritmo 'express'. Ya cuesta adaptarse al 'match' de las redes sociales, al pago con móvil o a la lluvia de aplicaciones que controlan hasta el sueño como para mover las caderas al son loco de las criptodivisas. «Tesla compra 1.500 millones de dólares de bitcoins y provoca que el precio de la moneda digital suba en días de 40.000 a 49.000 dólares», rezan los titulares mientras la mayoría miramos atónitos nuestro insípido billete de 10 euros y nos preguntamos cuándo nos hicimos tan viejos. Aunque en esto de las criptomonedas Canarias no tiene nada que envidiar al visionario Satoshi Nakamoto: ¿qué software hay más libre que los 160 millones del Fdcan que para todo sirven aunque nadie los haya tocado?

Desde que allá por 2016 el Estado tuvo a bien devolvernos en su totalidad el dinero del extinto ITE, esa nueva bolsa de dinero para el archipiélago se convirtió en un fantasma intangible de negra leyenda. Para empezar, la creación del Fondo de Desarrollo de Canarias fue la picota que acabó con la imposible relación entre Fernando Clavijo y Patricia Hernández para devolver en las Navidades de hace cinco años al PSOE a la oposición. Entonces, la dirigente socialista fue expulsada del Gobierno regional por criticar el reparto del Fdcan entre cabildos y ayuntamientos «para farolas y plazas», una estrategia que tachó de «insularista» por parte de CC.

Ya con un Ejecutivo en solitario de los nacionalistas, todas las administraciones se sumaron eufóricas a presentar proyectos en los que gastar la criptodivisa canaria. El milagro de multiplicar panes y peces se repitió en versión isleña, aunque nunca se ha conocido informe alguno sobre el rédito real de esta ciber moneda. Sobre el papel debía realizarse un informe anual, pero entre tanta transacción las obligaciones asumidas se evaporaron.

Con la llegada de Pacto de las Flores al poder, el Fdcan volvió a cotizar en bolsa con fuerza. El equipo de Ángel Víctor Torres anunció en el verano de 2019 una «reformulación» del Fondo de Desarrollo de la que nunca se supo: ¿cómo bajar de golpe a la tierra algo que siempre ha vivido entre las nubes?

Y ahí, en el cielo junto al bitcoin, siguen los millones de un Fdcan que ahora el Gobierno pide al ayuntamientos y cabildos para destinar a ayudas covid. «¿80 millones? ¿Pero no eran 160?», gritan los especuladores de la nada cuando descubren que el vicio de la critopmoneda tienta también al renacido Román Rodríguez.

Temas

FDCAN