El arma de la información

¿A quién le interesa boicotear la reunión de alto nivel entre Marruecos y España?

Javier Fernández Arribas
JAVIER FERNÁNDEZ ARRIBAS Las Palmas de Gran Canaria

No hace falta estar en guerra para que se cumpla una antigua y reveladora máxima que afirma que la primera víctima de un conflicto es la verdad. Cada una de las partes enfrentadas va a manipular la información y a crear todas las noticias falsas que pueda para conseguir la presión en beneficio de sus intereses. Las de los países democráticos occidentales son más sensibles y sus gobiernos claudican con más facilidad.

Durante la invasión rusa de Ucrania hemos asistido a todo tipo de noticias falsas, medias verdades y manipulación pura y dura de la realidad. En este tipo de situaciones resulta bastante complicado que los medios de comunicación, más o menos independientes, puedan comprobar sobre el terreno la verdad de todo lo que ocurre. Es muy complicado demostrar que el presidente ruso, Vladímir Putin, está muy enfermo como ha asegurado recientemente el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

Moscú ha demostrado durante los últimos años su especialidad en noticias falsas para lograr una injerencia trascendente en diversos procesos electorales en Estados Unidos, lo ha intentado en Alemania, Francia o Italia y ha querido desestabilizar gobiernos como el español, con su apoyo a los independentistas catalanes. Incluso ahora. Putin maneja todos los resortes a su alcance en algunos partidos de izquierda para construir un relato con una realidad falseada y provocar una supuesta crisis que remueva las relaciones de la UE con un país vecino como Marruecos. Con una facilidad asombrosa varios grupos del Parlamento Europeo lograron que se votara una resolución sobre la situación de los derechos humanos y el periodismo en el vecino del sur. En Marruecos, no en Argelia donde sería necesario.

Tampoco se plantea impulsar de nuevo este tipo de resoluciones sobre Rusia, China u otros países como Perú, donde las movilizaciones contra la decisión judicial que apartó de la presidencia a un dirigente caótico acusado de corrupción como Pedro Castillo han causado ya más de 60 muertos. También se puso en cuestión la actuación judicial en España por el intento de golpe de Estado en Cataluña. La justicia solo es buena si beneficia determinados intereses.

El Consejo Superior de Justicia de Marruecos explica que las condenas de prisión a tres periodistas son por delitos comunes y no tienen nada que ver con la libertad de expresión ni de información. En este caso cabe preguntarse ¿A quién le interesa boicotear la Reunión de Alto Nivel entre los gobiernos de España y Marruecos con la firma de importantes y numerosos acuerdos en todos los sectores?