El 'amor' por Luis Enrique

«Lo que llega a conseguir el seleccionador de España no lo logra ni Pedro Sánchez»

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

Piden a gritos la presencia de un jugador en la lista para el Mundial? Pues no lo convoca. Se lleva a cuatro centrales y juega con un mediocentro en el centro de la zaga. Pasa de la prensa y se hace streamer. Nadie le pregunta por la presencia en Catar del novio de su hija y él lo expone sin ningún tipo de tapujos. Así es Luis Enrique. Genio y figura. Es diferente. Nadie duda de sus grandes condiciones como entrenador, pero hay aspectos que enervan a más de uno. Siempre está en el disparadero, no deja a nadie indiferente, pero al final está consiguiendo lo que quiere. Que solo se hable de él y que sus soldados se dediquen única y exclusivamente a cumplir sus órdenes de manera pretoriana.

Pero el fenómeno Luis Enrique debe ir más allá. Se debe convertir en un personaje a analizar por sociólogos de este país. Incluso le solicito a Tezanos que saque una encuesta sobre las opciones de España o cuántos españoles quieren a Luis Enrique como seleccionador y cuántos no. Lleva a la mayoría de jugadores del FC Barcelona y solo a dos del Real Madrid lo que provoca un animadversión entre los blancos y un séquito de fieles legionarios entre los catalanes.

Luis Enrique es el amo. Es tal su dominio de la escena y su poder que es capaz de cambiar los colores del equipo nacional. A él le gusta el pantalón rojo más que el azul, pues España viste ahora toda de rojo. Por su cara bonita. Se imaginan que la UD Las Palmas contrate a un entrenador que se le antoje vestir todo de amarillo, porque no le gusta la combinación con el azul. No quiero ni pensarlo, pero habría hasta manifestación en la calle.

Pero España es diferente. Luis Enrique pone de los nervios a los de VOX mientras los independentistas catalanes lo aplauden. Ni Pedro Sánchez consigue esto. Entrena, dirige, habla, se expresa, abre una cuenta en Instagram y arrasa, y sus directos como streamer dejan a la altura del betún a Ibai Llanos o TheGrefg.

El Mundial entra en su fase decisiva. Las selecciones luchan por las dos plazas de acceso a octavos de final y después el que pierda para casa. España puede llegar lejos, pero en el fútbol todo es posible. Si España gana este Mundial, Luis Enrique será el mejor, el más guapo, el más educado con la prensa, el más receptivo, etc. Pero si lo eliminan, ojito a las críticas. El asturiano sigue a lo suyo, pero en el fútbol, como en la vida, siempre hay alguien que te espera a la vuelta de la esquina para decirte que esto se debería de hacer de otra forma. El 'amor' por Luis Enrique es muy peculiar.