Personas esperan a la cola en la oficina del Servicio Canario de Empleo (SCE) en Arrecife de Lanzarote. / CARRASCO

El agujero de la formación

Cada año se destinan más de 2.000 millones de euros en España a políticas activas de empleo, encaminadas a mejorar la formación de los parados. El esfuerzo es en vano. En un país con más de 3 millones de parados hay vacantes que no se cubren por falta de personal cualificado

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Cerca de 2.400 millones de euros se destinarán este año en España a las llamadas políticas activas de empleo, que se encaminan a ayudar a los trabajadores que están en el paro a encontrar un empleo. La mayoría de estos fondos, aunque no su totalidad, se destina a programas de formación de los desempleados españoles y mejora de la empleabilidad de los ocupados en un intento de ajustar las demandas del mercado laboral a la cualificación de las personas que buscan trabajo.

Pues, pese a este esfuerzo y estas cantidades tan abultadas de dinero que se vienen aplicando desde hace años, la realidad viene a poner en evidencia que no están funcionando. Esta semana la patronal nacional de las pymes, Cepyme, ha venido a poner negro sobre blanco sobre la realidad del mercado laboral de este país: hay más de tres millones de parados y, sin embargo, hay 109.000 vacantes que no se pueden cubrir porque no hay personas cualificadas en las listas del desempleo para cubrirlos.

El problema de desacoplamiento entre oferta y demanda laboral también existe en Canarias y desde hace mucho. La presidenta de la Asociación de Empresarios de la Construcción de Las Palmas (AECP), María de la Salud Gil, viene reclamando desde hace tiempo un cambio en la formación que se imparte en Canarias para adecuarla a la realidad de las empresas, que no encuentran trabajadores. La presidenta de la patronal turística lanzaroteña (Asolan), Susana Pérez, también ha denunciado varias veces el problema de que no hay personal en las islas preparado para el sector, sobre todo si aspira a crecer en calidad.

Este año Canarias contará con 146 millones para políticas activas de empleo que. Si nada se revisa o cambia seguiremos igual y dará igual que utilicemos ese dinero o lo tiremos por la taza del váter porque el resultado será el mismo. Seguiremos con vacantes sin cubrir y un alto nivel de desempleo.