Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 21 de junio
Ramón Tamames, durante la moción de censura. Pablo Cobos
Tamames baja a la tierra

Tamames baja a la tierra

La actividad política incluso en sus extremos más recónditos ofrece paradojas insospechadas

Diego Carcedo

Martes, 21 de marzo 2023, 23:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Dicen los expertos que todos tenemos un día especialmente feliz en nuestra vida. Estoy escuchando la radio mientras escribo, sigo a intervalos la moción de censura que Vox le ha presentado al Gobierno, escucho la voz conocida de Ramón Tamames exponiendo sus argumentos, tan contradictorios con su pasado y pienso que es el día más feliz de sus casi noventa años lo está disfrutando este martes de estreno primaveral y esperpento político.

Es admirable de cualquier manera que se contemple: tanto como el que Tamames se haya prestado a semejante exposición al ridículo como el que un partido de ideología y práctica tan radical y anacrónica le haya elegido para defender su estrategia como por la insólita muestra de contradicciones entre lo que el candidato expone y lo que el líder del partido intenta corregirle o desvirtuar sus argumentos. La actividad política incluso en sus extremos más recónditos ofrece paradojas insospechadas.

Ramón Tamames es probable que cuando este miércoles llegue el momento cumbre de la moción no recoja ni un voto más, y hasta es posible que alguno menos, que los del partido que le ha concedido el honor de haberse subido a la tribuna del Congreso, haberse dirigido sin tiempo limitado al pleno de la Cámara además de seguido desde el exterior por una buena parte de miles de personas, entre interesadas unas y curiosas y morbosas otras, a través de los medios.

La conclusión es que Ramón Tamames que en paralelo con su prestigio intelectual ya probó suerte en todo el ideario partidario de la democracia, sin mayor reconocimiento oficial que la tenencia de alcaldía del Ayuntamiento de Madrid bajo la hégira inolvidable del profesor Tierno Galván, lo más probable es que, ego satisfecho aparte, haya querido dejarnos en el ámbito político la génesis de un nuevo partido, uno más, que oscila entre la memoria y la confusión presente.

Es más que probable que mientras gestaba y negociaba su intervención se le hayan cruzado sueños de altura que hacía mucho tiempo que no imaginaba. Ahora le toca bajar de nuevo a tierra con la sensación del deber frustrado para seguir contemplando con escepticismo la realidad política nacional. Salir derrotado de un debate no es una deshonra. En los Estados Unidos cuando se celebran elecciones presidenciales todos estamos pendientes de los candidatos demócrata y republicano, que se disputan la victoria.

Pero, echando un vistazo a las listas vemos que compiten muchos más, centenares a menudo con la convicción de la insignificancia: desde líderes de sectas religiosas hasta caciques locales que quieren hacerse escuchar y figurar. En el fondo persiguen un objetico común: pasar a su futuro como aspirantes al cargo más poderoso del Mundo. Ramón Tamames, además de incorporarse a la historia de la democracia por la anécdota de su experiencia, también podrá ofrecer ya una tarjeta personal honrosa: «Ramón Tamames, Ex candidato a la Presidencia del Gobierno de España».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios