Canarias tiene himno

Cuentos Chinos. «Más del 60% de los encuestados admiten desconocer cual es el himno oficial canario» Francisco José Fajardo

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

Soy la sombra de un almendro, soy volcán, salitre y lava. Repartido en siete peñas late el pulso de mi alma». Estos versos cargados de canariedad no son de una publicación de Tomás Morales o Francisco Tarajano. Tampoco son estrofas de una folía ni parte del himno de algún equipo del Archipiélago. Es la primera estrofa de himno de Canarias, el mismo que tomó carácter oficial con la Ley 20/2003 del día 28 de abril de 2003 y que, ocho años después, sigue siendo un gran desconocido para muchos isleños.

Un arrorró de Teobaldo Power al que el timplista Benito Cabrera le dio letra y forma para que se convirtiera en el emblema de todos los que sienten Canarias como patria y que ha ido quedando en el olvido como otros tantos iconos de nuestra identidad históricamente desatendidos y maltratados.

Esta semana, Gobierno de Canarias lanzó un trabajo musical dirigido por el propio Benito Cabrera en el que se versiona el himno oficial en siete estilos musicales diferentes. Se hizo con la idea de llegar a más canarios pero también a modo de excusa para escuchar el emblema oficial en más foros que no sean los estrictamente gubernamentales.

Es una pena que se tenga que recurrir a este tipo de acciones para que los canarios puedan conocer su himno, una música y letra que debería ser emblema y que ni siquiera se aprende en sus escuelas a no ser que alguna, a título particular, la estudie por el Día de Canarias. No digo que se tenga que cantar en las aulas del Archipiélago a modo Cara al Sol como se hacía en la época franquista, ni mucho menos, pero sí echo en falta que se aborden aspectos fundamentales de nuestra cultura, historia, etnografía y, en definitiva, de nuestras raíces, para que las generaciones futuras no pierdan de vista quiénes somos y de dónde venimos.

El himno, que más del 60% de los participantes en una encuesta colgada en la edición digital de CANARIAS7 admiten desconocer, es solo la punta del iceberg. Hemos cruzado el ecuador de la legislatura de Fernando Clavijo y se sigue sin contar con un proyecto firme de colocar el timple no solo en los conservatorios, sino en la enseñanza media con un método musical reglado y un cancionero tradicional oficial. Lejos queda aquel intento realizado por la que fuese consejera Milagros Luis Brito en septiembre de 2007 de oficializar el instrumento de nuestra tierra en el conservatorio. Es una pena y más teniendo a un elenco de maestros de las cinco cuerdas como Germán López, el Colorao, Benito Cabrera, Yoné Rodríguez, Totoyo Millares o Laura Martel en su plenitud creativa.