Las venas abiertas

ATI, ‘fake news’ y Wikipedia

19/03/2019

Varias personas me hablaron durante el fin de semana de una entrevista radiofónica en la que María Fernández, candidata de Coalición Canaria al Congreso de los Diputados por Las Palmas, fue preguntada por si temía que la inevitable sombra de ATI en el partido le oscureciera ante los electores de Gran Canaria. Ella, con desparpajo, dijo que ante unos amigos que le plantearon el tema prefirió «parecer tonta que demostrarlo» y guardó silencio hasta que llegó a casa y tuvo que buscar en Wikipedia qué era ATI porque no tenía ni idea de qué le hablaban.

Desconozco si a Fernández, entre otras cosas, le salió alguna referencia, por ejemplo, a aquella ocasión de hace 30 años, en la que la Agrupación Tinerfeña Independiente espoleó una movilización ciudadana en Santa Cruz de Tenerife, para la que se fletaron 500 guaguas desde los pueblos del interior, en la que exigían que en Las Palmas de Gran Canaria no hubiera universidad. «Despojo», la llamaron.

Puede parecer una afrenta vieja, sobre la que pasar página, pero los tiempos no han cambiado tanto como deberían.

«Lo mejor, para no tener que hacerle preguntas a la conciencia, es seguir en la ignorancia»

La ATI que actualmente anida en Coalición es esa ATI de Carlos Alonso, un presidente soberbio que sin complejos ha utilizado el látigo contra Gran Canaria cuando ha necesitado encender a sus masas. Esa que en plena campaña electoral no guarda las formas que la ley exige y hace juego de trileros para sacarse de la manga 400.000 personas en las calles durante un concierto de Juan Luis Guerra o que, con menos decoro todavía, tira al mercado de electores la supuesta construcción de un pabellón para 15.000 espectadores sobre la refinería.

Lo mejor, para no tener que hacerle preguntas a la conciencia, es seguir en la ignorancia y no mirar la Wikipedia.