Editorial

Acuerdo «histórico» entre PP y NC

19/05/2018

La capital grancanaria fue el lugar elegido ayer por el presidente del Gobierno de España y del Partido Popular, Mariano Rajoy, y Nueva Canarias (NC) para la firma del acuerdo que garantiza el apoyo de Pedro Quevedo a los Presupuestos Generales del Estado para este año 2018. Ese pacto es en gran medida una continuación, como las propias cuentas del Estado, de lo ya alcanzado entre ambas partes para 2017, y que tuvo como logro más relevante -por su efecto inmediato y su dimensión económica y social- el incremento al 75% del descuento para residentes en los trayectos interinsulares.

«Las diferencias ideológicas no son incompatibles con la negociación y la búsqueda de consensos»

El documento rubricado ayer sube también al 75% la bonificación para residentes en los trayectos entre las islas y el resto del territorio estatal, con lo que se contribuye a la cohesión social al reducir de manera notable los costes que se derivan de la lejanía y la fragmentación territorial. Se introducen asimismo mejoras de gran importancia en las ayudas al tráfico de mercancía, con lo que estamos ante un avance que va más allá del simple aumento de las partidas financieras y que revierte en beneficio de todos, con un ahorro estimado que ronda los 400 millones de euros.

Como reconoció Román Rodríguez en el acto de la firma, las diferencias ideológicas no son incompatibles con la negociación política y la búsqueda de consensos. A partir de la necesidad del PP por asegurar el voto 176 se abrió un espacio de diálogo que ha hecho posibles en estos dos años avances en los presupuestos que parecían impensables. Y todo ello sin que ambos partidos renuncien a sus principios y mantengan la confrontación en las Cortes, el Parlamento canario, los cabildos y los ayuntamientos.

Ojalá este ejemplo fuese seguido por el nacionalismo soberanista imperante en Cataluña, como también el otro nacionalismo canario -el de Coalición Canaria- aprendiese la lección de que cuando se toca en la puerta de Madrid, debe hacerse con una cartera de demandas que redunden en beneficio de todos, y no solo para la salvación coyuntural de un Gobierno en minoría y lastrado por su escasa eficiencia. Sobre esto último fueron reveladoras ayer las declaraciones tanto de Román Rodríguez como del presidente de Nueva Canarias, al señalar que el dinero de más que reciben las islas en los presupuestos y que engrosan los presupuestos autonómicos, obligan ahora a contar con políticos solventes en las consejerías autonómicas.

Ayer se formalizó, en resumen, un acuerdo que las dos partes califican de «histórico», que beneficia a todos los canarios y que invita a recuperar la confianza en la política entendida como el arte de lo posible cuando se unen altura de miras y defensa del interés general.