Borrar
Los procesados Mikel Kabikoitz Carrera y Miren Itxaso Zaldúa en el juicio que se celebra desde este lunes en la Audiencia Nacional E.P
El exjefe de ETA Ata presenta una coartada para negar que tiroteara a Giménez Abad

El exjefe de ETA Ata presenta una coartada para negar que tiroteara a Giménez Abad

Carrera Sarobe asegura que el 6 de mayo de 2001 estaba en una fiesta popular en el País Vasco francés, menciona a tres testigos y admite que sí perteneció al 'comando Basajaun'

Mateo Balín

Madrid

Lunes, 3 de julio 2023, 12:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El que fuera último jefe militar de ETA, Mikel Carrera Sarobe, alias 'Ata' y la exintegrante de la banda Miren Itxaso Zaldúa han declarado este lunes ante el tribunal de la Audiencia Nacional que no se encontraban en Zaragoza el 6 de mayo de 2001, cuando fue asesinado el expresidente del Partido Popular en Aragón Manuel Giménez Abad. Por lo tanto, ambos han negado su autoría y, en el caso de Ata, ha ofrecido una versión que le serviría de coartada: aquel día se encontraba en unas fiestas populares en una localidad del País Vasco francés y mencionó a tres testigos.

Nacido en Pamplona hace 51 años, Carrera Sarobe, que lleva desde 2010 preso en Francia cumpliendo condena, solo ha respondido a su defensa. Ha señalado que no mató al dirigente del PP -«evidentemente no», afirmó- porque ese día estuvo con amigos en una fiesta que se celebraba anualmente y que giraba en torno a las ikastolas de Iparralde (Francia), el Herri Urrats, en la zona de Lapurdi. Ha explicado que estuvo sirviendo bebidas en una barraca junto a David, Gervasio y Encarna, tres testigos de parte que tienen previsto comparecer en el juicio.  

Por su parte, Zaldúa, que ya cumplió pena en Francia, ha señalado que ese día estuvo en el cine con amigas en Usúrbil (Guipúzcoa) y que cuando escuchó por la radio que se había producido el atentado le llamó la atención por su «dureza», ya que implicaba la presencia de un niño, en referencia a Borja, el hijo de Giménez Abad. La procesada recuerda que se enteró de ese ataque mortal, explicó, en el parque de un centro comercial y ha afirmado que estaba acompañada por tres amigas: Natale, Idoia y Nerea, quienes también testificarán.

En el escrito de acusación de la Fiscalía, se solicitan penas de 30 años de prisión para ambos por sendos delitos de asesinato terrorista, así como inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena y la prohibición de aproximarse a Zaragoza durante cinco años.

El Ministerio Público sostiene que tanto Ata como Zaldúa, como integrantes del 'comando Basajaun' (el primero sí ha reconocido este lunes su participación ante el tribunal), «decidieron dar muerte a Giménez Abad y, para ejecutar su plan criminal, que los dos habían diseñado y ejecutaron concertadamente, se desplazaron hasta la ciudad de Zaragoza. Allí, sobre, las 18.30 horas del día 6 de mayo de 2001, Giménez Abad se dirigía al estadio de la Romareda a ver un partido de fútbol acompañado de uno de sus hijos, por entonces menor de edad».

Relata que mientras caminaban por la calle de la Princesa, «el procesado Carrera Sarobe se aproximó a ellos y disparó por la espalda y a bocajarro al señor Giménez Abad y continuó disparando mientras caía y cuando ya se encontraba tirado en el suelo, todo ello en presencia de su hijo menor de edad», comenta la Fiscalía, que explica que acto seguido tanto Ata como Zaldúa «huyeron del lugar».

Borja Giménez Larraz lo presenció todo. Y cuatro años después de su detención, en 2014, cuando se supo que Ata podría ser el autor material del asesinato de su padre, le mostraron una fotografía y lo reconoció. Por este motivo, este martes está previsto que declare en el juicio. «Va a ser un momento duro encontrarse con los responsables del asesinato, pero que se pueda dictar Justicia supera esos sentimiento. El juicio no me va a devolver a mi padre, pero sí va a limar la herida que se abrió aquel 6 de mayo y se haga justicia», afirmó Borja en declaraciones a ABC.

Historial criminal en Francia

En su escrito de acusación, la familia del que fuera presidente del PP de Aragón, que ejerce la acusación particular, pide imponer a Carrera Sarobe y a Itxaso penas de 30 años de prisión y la prohibición de aproximación a la ciudad de Zaragoza a menos de un kilómetro durante cinco años. Además, solicitan que tengan que indemnizar conjunta y solidariamente a la viuda y a cada uno de los cuatro hijos del dirigente en la cantidad de 250.000 euros a cada uno de ellos.

Cabe recordar que 'Ata' ya cuenta con dos condenas perpetuas en Francia por el asesinato en 2010 del gendarme galo Jean Serge Nerin, que fue la última víctima mortal de la banda, y de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbreton en 2007. En concreto, el país vecino estableció la cadena perpetua con la obligatoriedad de que pase al menos 22 años en prisión (ya lleva 13).

Francia autorizó hace poco más de un mes su entrega para que fuera juzgado no solo por el asesinato de Giménez Abad. También por otros cuatro atentados cometidos en 2002, entre ellos el de un coche bomba en El Corte Inglés de Zaragoza y otro que le costó la vida al guardia civil Juan Carlos Beiro en Leiza (Navarra) con una pancarta trampa que causó heridas a otros cuatro agentes.

El etarra fue detenido el 20 de mayo de 2010 en un piso de Bayona (Francia) junto a dos de sus colaboradores. Pertenecía al sector duro de la cúpula etarra y fue un fiel aliado de Txeroki, entonces responsable de comandos, en el enfrentamiento que mantuvo con el ya fallecido Javier López Peña, 'Thierry', el hombre que desde la dirección del 'aparato político' frustró la negociación con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios