El comisario José Manuel Villarejo. / efe

Villarejo: «Todo vale para aniquilarme, pero solo se conoce un 10% de mis audios»

El comisario jubilado confirma que asistirá al juicio el lunes tras examinarle el médico forense y manda varios avisos a sus antiguos aliados

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, que se enfrenta a una petición de 80 años de prisión por parte de la Fiscalía en las tres primeras piezas que se juzgan en la Audiencia Nacional por la 'operación Tándem', ha vuelto de las vacaciones con mucha energía y varios avisos a navegantes.

Pese a su deteriorada salud después de que en junio informara de que había sufrido un leve ictus, el acusado confirmó este jueves que estará presente en la reanudación de la vista oral, prevista para el próximo lunes. Lo hizo después de que un médico forense le examinase en persona y viera las secuelas de la «hipertensión crónica» que le ha provocado esta causa, según ha dicho, desde su detención en noviembre de 2017.

Con la excusa de esta citación médica, el comisario jubilado ha aprovechado su presencia en la Audiencia Nacional para repasar, en declaraciones a los medios de comunicación, la instrucción que se sigue en el Juzgado Central número cinco de las más de 30 piezas abiertas hasta ahora sobre sus servicios parapoliciales.

Villarejo ha reiterado que se trata de «una causa general y prospectiva» en la que «testigos claves han mentido», en referencia, entre otros, al ex director adjunto operativo de la Policía Agustín Linares, quien impulsó su carrera interna en los años noventa.

«Hay complicidad y todo vale con tal de aniquilar a Villarejo. El problema es que al final se dan cuenta que yo soy el espejo donde todos quedan reflejados. Y por mucho que me rompan, ya es inútil, porque toda la ciudadanía se ha dado cuenta de lo que era la realidad de España estos últimos 40 años», ha dicho el antiguo funcionario de 71 años.

«La verdad os hará libres»

Villarejo volvió a la carga contra el juez instructor Manuel García Castellón, que según él no le permite acceder a los secretos que obran en la causa. «Así nos va a todos. Pero yo entiendo que, como dice San Juan, la verdad os hará libres. Yo estoy muy tranquilo y creo fervientemente que a pesar de todo el Derecho va a triunfar», ha confiado.

Del mismo modo, ha mandado un recado a la presidenta del tribunal que le juzga, Ángela Murillo. «He sido citado por ella para que el médico forense vea en qué condiciones estoy. Creo que ha cometido un fraude de ley tremendo. El forense tenía que haberme visto en junio, cuando sufrí el incidente. Pero por lo que me ha dicho el propio forense, las instrucciones que ha recibido de la presidenta era que, en vez de verme, hiciera un informe de aquella manera, porque de lo contrario se paralizaría el juicio».

Asimismo, ha asegurado que sus «principios» y «condiciones» le llevan a decir que «lo volvería a hacer». «Absolutamente. Me siento muy orgulloso», ha insistido. «Es así cómo voy a seguir actuando, esté dentro o fuera de prisión, esté vivo o muerto. Si estoy muerto, seguro que el espíritu les perseguirá a todo», ha añadido.

Preguntado sobre qué queda por salir de los audios que grabó durante sus años como comisario, ha avisado de que «apenas» ha salido a la luz «un 10%», aunque no ha dado detalles sobre su contenido para no adelantar nuevas informaciones relevantes que podrían conocerse este otoño.