Natividad Jáuregui. / Archivo

Un tribunal de Gante da luz verde a la extradición de la exetarra 'Pepona'

Se reinicia un proceso 'dormido' durante años, que los abogados de Natividad Jáuregui recurrirán ante el más alto tribunal belga

SALVADOR ARROYO Bruselas

Un tribunal de Gante ha reabierto este jueves el proceso para la extradición de Natividad Jáuregui Espina, exmiembro del «comando Vizcaya» de ETA, prófuga de la justicia española desde hace cuatro décadas y acusada de estar implicada en el atentado que en 1981 acabó con la vida del teniente coronel Ramón Romeo Rotaeche.

Fuentes de la Fiscalía de la localidad belga confirmaron la resolución «favorable» a una extradición por parte de la justicia belga que se esperaba desde que el 9 de julio del pasado año el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo condenó a este país a indemnizar a los hijos del militar asesinado por no atender adecuadamente Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE) que España había cursado en 2004, 2005 y 2015.

La reacción hoy del tribunal de Gante respondería a una nueva reclamación de extradición de España (la cuarta). No tiene, en cualquier caso ni carácter definitivo ni tampoco un desenlace inmediato. Porque según ratificaron las mismas fuentes se abre ahora un largo proceso de recursos para intentar dilatar (e incluso frustrar) ese fallo. De hecho, tal y como avanzó la agencia Europa Press y confirmó El Correo, los asesores legales de la exetarra se preparan ya para esa estrategia.

En concreto, su abogado Paul Bekaert, insistía a este periódico en que «esa decisión no es final porque vamos a apelar en Casación». Un proceso que se iniciaría en breve, no más de «tres semanas» y que derivaría en meses hasta un dictamen final del Tribunal de Casación belga. Esa alta instancia judicial del país no se pronunciaría sobre si procede o no la extradición de Jáuregui (San Sebastián, 1958) aunque sí podría apreciar defectos de forma en todo el procedimiento que obligaría a su reinicio.

Conocida con el alias de 'Pepona' en la banda armada, Jáuregui, se ha visto beneficiada del rechazo sistemático de peticiones de extradición cursadas por un país de la UE a uno de sus socios. Llegó a ser detenida y puesta en libertad en dos ocasiones. Y antes que ella consiguieron librarse los presuntos etarras Luis Moreno y Raquel García y en 1998 Enrique Pagoaga, 'Peixotin'.