Manifestación por los condenados celebrada en Altsasu en 2019. / efe

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos da carpetazo al 'caso Alsasua'

Iñaki Abad, uno de los condenados por la agresión en 2016 a dos guardias civiles y sus parejas, denuncia el «desamparo de todas las instituciones judiciales»

AINHOA MUÑOZ

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, no ha admitido a trámite la demanda que interpusieron los jóvenes condenados por agredir, en la madrugada del 15 de octubre de 2016 en el bar Koxka de Alsasua, a dos guardias civiles y sus parejas. De esta manera, el caso Alsasua queda zanjado judicialmente de manera definitiva, ya que se han agotado todas las vías para poder presentar recursos.

Así lo ha dado a conocer vía Twitter uno de lo jóvenes procesados, Iñaki Abad, que ha denunciado el «desamparo de todas las instituciones judiciales». «Frente al desamparo de todas las instituciones judiciales, queda una sociedad que lo ha entendido perfectamente. Pese a perder en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), seguiremos denunciándolo siempre. Fin de la historia», ha escrito en las redes sociales.

El pasado mes de julio, el tribunal de Estrasburgo sí admitió a trámite los recursos presentados por las defensas de seis de los ocho jóvenes: Jokin Unamuno, Ainara Urkijo, Iñaki Abad, Aratz Urrizola, Julen Goikoetxea y Jon Ander Cob. Entonces, el TEDH abrió la puerta a investigar si los jóvenes de Alsasua -que en un principio fueron condenados por la Audiencia Nacional a entre dos y trece años de prisión, pena rebajada después por el Tribunal Supremo- habían tenido en España un juicio justo después de que las defensas alegaran que hubo falta de imparcialidad, ausencia de un proceso justo y desproporción de penas.

Unas alegaciones que, sin embargo, no han encontrado amparo en Europa, ya que finalmente -al rechazar la demanda- no se abrirá una investigación al respecto. En todo caso, y según ha querido puntualizar en declaraciones a EITB Amaia Izko, una de las abogadas de los jóvenes, la resolución del TEDH de este miércoles llega tras un «análisis» sobre la admisión a trámite de los recursos en julio. Por ello, ha asegurado Izko, se trata de una «resolución procesal de mero trámite que no motiva, no argumenta». Es decir, que no ha entrado a valorar siquiera si el proceso judicial en instancias españolas fue justo o no.

En cualquier caso, con esta inadmisión a trámite de la demanda, los jóvenes han agotado todas las vías judiciales posibles, por lo que el caso Alsasua queda definitivamente zanjado.