Agente de la Ertzaintza accediendo al zulo de ETA y diversos materiales encontrados en el mismo. / Ertzaintza

Recuperan subfusiles y detonadores en el zulo abandonado por ETA

La Ertzaintza analiza los materiales encontrados en el escondite encontrado el pasado lunes en Guipúzcoa para comprobar si fueron utilizados en atentados

A. ALGABA

Agentes de la Ertzaintza están registrando y analizando los elementos encontrados en el linterior del zulo encontrado en Ataun (Guipúzco) el pasado lunes día 25. El zulo, localizado en un paraje de monte de la zona de Aitzarte Aldea, contenía armas y material para la fabricación de explosivos que se cree que pudo haber sido abandonado por ETA hace décadas.

El zulo se encontró el pasado lunes en una zona montañosa de difícil acceso, tapada con hojas y ramas, localizándose en el mismo, entre otras, las siguientes evidencias según ha informado la Ertzaintza: transmisores-receptores portátiles (walki-talkie), rollo metálico, cable eléctrico, tornillería, subfusiles, cargadores, mecha lenta, detonadores, munición, herramientas, granadas artesanales y guantes.

Las y los agentes adscritos a la Oficina Central de Inteligencia de la Ertzaintza, en colaboración con la Unidad de Desactivación de Explosivos y la Policía Científica, han procedido a la apertura de diligencias policiales que serán remitidas próximamente al Juzgado Central de Instrucción nº 1 de la Audiencia Nacional, una vez realizados los estudios periciales correspondientes para determinar si fueron utilizados en acciones criminales.

Esclarecimiento de atentados de ETA

El zulo fue localizado gracias a la llamada de un particular que alertó a la Ertzaintza en la tarde del domingo pasado. En este sentido, el Gobierno Vasco recuerda la importancia de poner en conocimiento inmediato de la Ertzaintza (mediante el teléfono 112 o la comunicación con cualquier Ertzain-etxea) cualquier localización de emplazamientos similares, sin realizar ninguna manipulación de ningún objeto dado que pueden contener, como en este caso, artefactos explosivos en mal estado que pueden suponer un grave riesgo para la vida.

La investigación de este zulo, ahora, formará parte del arduo trabajo de la Ertzaintza para tratar de esclarecer todos los atentados de ETA cuya autoría queda aún pendiente de resolver