El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la reunión de seguimiento del dispositivo de repatriación del contingente español en Afganistán / EFE | Vídeo: EP

Sánchez reaparece en medio de la avalancha de críticas por su silencio

El PP reclama que el presidente del Gobierno explique en un pleno extraordinario del Congreso la operación de evacuación de Afganistán

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁN Madrid

Pedro Sánchez presidió este jueves la reunión del grupo ministerial que supervisa la operación de repatriación del contingente español en Afganistán. Lo hizo por vía telemática desde Lanzarote, donde pasa sus vacaciones desde el 4 de agosto, y en medio de un chaparrón de críticas de la oposición por su silencio. El presidente del Gobierno regresa este viernes a la Moncloa.

A la cita 'on line' acudieron los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; de Defensa, Margarita Robles; de Interior, Fernando Grande-Marlaska; de Sanidad, Carolina Darias; el de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, y de la Presidencia, Félix Bolaños, que coordina el grupo de trabajo. Aunque no figuraba en la agenda gubernamental, también participó la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz.

Unas horas antes de la reunión, Albares y Escrivá recibieron en la base madrileña de Torrejón al primer avión A400M de las Fuerzas Armadas que trasladó a 53 personas desde Kabul, cinco españoles de la misión diplomática y 48 afganos que trabajaron para las tropas españolas y para la embajada. «Concluimos la primera fase de la evacuación. Ya no quedan prácticamente españoles en Afganistán», explicó el ministro de Seguridad Social y Migraciones. El de Asuntos Exteriores precisó en la posterior reunión ministerial que solo permanecen en la capital afgana el embajador, su segunda en la misión diplomática, y el personal de seguridad.

Durante el encuentro, según informó la Secretaría de Estado de Comunicación, tomaron la palabra todos los ministros para detallar las acciones tomadas en sus ámbitos. El titular de Exteriores apuntó que, una vez que se haya trasladado a todo el personal español y los colaboradores afganos, se estudiará la evacuación a España de líderes de la sociedad civil y defensores de los derechos humanos que pueden sufrir represalias del régimen talibán. La Moncloa no hizo una evaluación del éxito de la operación en su nota informativa, pero fuentes del Ejecutivo indicaron que en la reunión hubo satisfacción.

La reaparición de Sánchez estuvo precedida por una avalancha de críticas de la oposición por su silencio tras la crisis abierta en Afganistán con la ofensiva talibán que culminó con el control casi absoluto del país, incluida la capital, y que puso en riesgo la operación de evacuación de los funcionarios de la misión diplomática y los colaboradores afganos por la caótica situación en el aeropuerto de Kabul y las dificultades para llegar al mismo.

El presidente se reúne con los ministros implicados en la repatriación aérea de diplomáticos y afganos

Pocas horas antes del encuentro telemático del presidente y sus ministros, el jefe de la oposición denunció en su cuenta de Twitter que el Gobierno «es una jaula de grillos incapaz de gestionar nada pero Sánchez sigue de vacaciones». Pablo Casado exigió en el mismo mensaje al jefe del Ejecutivo «comparecer en el Congreso como hacen en otros países y poner orden en el caos del precio de la luz, las normas anticovid, la crisis migratoria en Ceuta y la salida de Afganistán».

La demanda del líder del PP quedó plasmada en una solicitud de su partido en el registro de la Cámara para que el presidente acuda a un pleno extraordinario. La petición de los populares se debatirá la próxima semana en la Diputación Permanente del Congreso. La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se sumó este jueves a la petición de los populares porque Sánchez «debe dar la cara» y rendir cuentas para conocer «el minuto y resultado de las personas que permanecen en Afganistán». Es necesario, añadió, tener «una posición como país» consensuada entre todas las fuerzas políticas.

La reunión de la Diputación Permanente no tiene fecha pero es probable que se convoque para el 25 de agosto. La Moncloa aún no ha informado de si el presidente acudirá al hemiciclo parlamentario, pero si lo hace, explicaron fuentes gubernamentales, será a petición propia y no por las exigencias de los partidos de la oposición. Habría en todo caso un problema de agenda para que la comparecencia sea inmediata porque el presidente del Gobierno tiene previsto un viaje a partir del próximo martes a Egipto y Kenia.

Contactos con los portavoces

El Gobierno, además, niega que no haya informado al resto de las fuerzas políticas de los pormenores de la operación en Afganistán. Es cierto que apenas existe una comunicación entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, pero el ministro de la Presidencia abrió este jueves una ronda de contactos telefónicos con todos los portavoces de los grupos parlamentarios. Bolaños, explicaron fuentes gubernamentales, informó a sus interlocutores de lo que se ha hecho y lo que queda por hacer para repatriara a los funcionarios españoles y a los colaboradores nativos.

Unas explicaciones, recordaron en el Ejecutivo, que se suman a las que ya ofreció esta misma semana el ministro de Asuntos Exteriores a los portavoces de la comisión parlamentaria correspondiente. Desde el Gobierno no quisieron entrar en el cuerpo a cuerpo con la oposición. Insistieron en que Sánchez regresará este viernes a su despacho, presidirá el Consejo de Ministros el martes y a continuación emprenderá la gira africana.