Roberto Fraile, un cámara veterano de guerra que nunca dejó de captar las atrocidades en Siria

El reportero baracaldés fallecido en Burkina Faso tenía 47 años y dos hijos

ALAIN MATEOS

Roberto Fraile, de 47 años y con dos hijos, era natural de Barakaldo, creció en Valladolid y estaba afincado en Salamanca. Este veterano cámara fue asesinado ayer cuando rodaba en Burkina Faso junto al periodista David Beriáin. Hace 20 años que Fraile empezó a viajar a zonas de conflicto. Le interesaban tanto, que dedicaba a ello sus vacaciones. Pero todo cambió cuando conoció a Beriáin. Decidió dejar su trabajo para colaborar de forma habitual con él.

Siria fue, sin duda, el país que más le marcó. En diciembre de 2012, mientras trabajaba en la ciudad de Alepo, sufrió una herida que casi le cuesta la vida. Resultó alcanzado por varios trozos de metralla en la pelvis. Fraile intentaba captar el momento en el que un joven sirio lanzaba una granada, pero un error del miliciano hizo que todo saltase por los aires. «Cuando explotó la granada me miré y vi que tenía un boquete grande justo debajo del estómago. Solo pensé en correr como un león y ponerme a salvo con el poco fuelle que me quedaba», relataba Fraile en una entrevista a la 'Gaceta de Salamanca'.

Nunca tuvo miedo a volver a un país en guerra para lograr las imágenes que relatasen el día a día de un conflicto, pero nunca había visto algo tan terrible como lo que se encontró en Siria. «Llevo diez años cubriendo guerras en diferentes países y nunca había visto el horror que se está produciendo en Homs», dijo entonces.

Desde hace veinte años el cámara baracaldés trabajaba como 'freelance'. En sus comienzos compaginaba su trabajo en el extranjero con las noticias locales en la delegación salmantina de La 8 de Castilla y León Televisión. También trabajó en Localia. «Los que estamos metidos en esto ya sabemos lo que hay», decía Fraile cuando le preguntaban si tenía miedo de trabajar en países en guerra como Libia y Afganistán.