Juan Carlos I, en una imagen captada en el Club Náutico de Sanxenxo en septiembre de 2016. / EFE

El regreso del rey emérito a España este sábado pone fin a 22 meses de 'exilio' en Abu Dabi

Se desplazará a Sanxenxo y se reunirá en la Zarzuela con Felipe VI, la reina Letizia y la infanta Sofía, pero no se alojará en la residencia de los Reyes

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁN Madrid

El rey emérito regresará a España este sábado y pondrá fin así a casi 22 meses de 'exilio' en Abu Dabi. Aunque ni la Casa del Rey ni el Gobierno han confirmado la fecha, fuentes de su círculo de amistades han señalado que ese día estará en la localidad pontevedresa de Sanxenxo, donde se celebran unas regatas.

Felipe VI viajó el domingo a la capital de los Emiratos Árabes Unidos para transmitir sus condolencias por la muerte del jeque Jalifa Bin Zayed, pero antes de emprender el viaje de vuelta a Madrid mantuvo una conversación telefónica con su padre en la que, al parecer, ultimaron los detalles del retorno de Juan Carlos I. La Zarzuela, que informó de esta charla, ni confirmó ni desmintió la fecha porque hacerlo, sostienen, compete al exjefe del Estado al ser un asunto de su vida privada. Y en la Moncloa no tenían nada que decir.

Pero dos amigos personales del rey emérito, los periodistas Fernando Ónega y Carlos Herrera, anticiparon que el sábado se encontrará en Sanxenxo. En el municipio gallego se celebra este fin de semana una regata de veleros de la clase 6mR, categoría a la que pertenece el 'Bribón', embarcación en la que suele regatear y con la que logró dos campeonatos del mundo.

LAS REACCIONES:

  • José Luis Martínez-Almeida - Alcalde de Madrid. «Sin don Juan Carlos nose entiende la Transición y la Constitución. Es una pieza clave y angular de nuestro país»

  • Aitor Esteban - Portavoz del PNV. «Nadie le va a perdonarlo que ha hecho. La vergüenza le va a acompañar siempre, venga o no venga»»

En la carta que escribió a su hijo el pasado 5 de marzo, Juan Carlos de Borbón le transmitió que, una vez archivadas las tres investigaciones abiertas por la Fiscalía del Tribunal Supremo sobre sus presuntas irregularidades financieras, pretendía viajar a España «para visitar a la familia y amigos», pero sin fijar aquí su residencia porque continuará viviendo «de forma permanente y estable en Abu Dabi, donde he encontrado tranquilidad, especialmente para este período de mi vida». La Casa del Rey explicó que Felipe VI «respeta y comprende» los deseos de su padre. A partir de ese momento se puso en marcha la maquinaría de la Zarzuela, la Moncloa y el entorno del rey emérito para preparar el regreso. El periodista Ónega puntualizó que Juan Carlos I «ha aceptado las condiciones» impuestas por la Casa del Rey para regresar

El exjefe del Estado, de 84 años, se verá en esa breve visita con Felipe VI, la reina Letizia y la infanta Sofía en un acto privado en el palacio de la Zarzuela. El mutismo imperante en torno al viaje no ha permitido confirmar si la reina Sofía también se reunirá con su marido. Es improbable que la princesa Leonor deje sus estudios en el Atlantic College de Gales para encontrarse con su abuelo. Ninguno de los cinco ha visitado a don Juan Carlos en los 651 días que lleva instalado en la capital emiratí, a diferencia de las infantas Elena y Cristina y sus nietos.

Lo que sí se sabe es que el rey emérito no se alojará en la Zarzuela, edificio público de Patrimonio Nacional; una condición que estaba estipulada de antemano. Lo hará en la casa de su amigo Pedro Campos, en la que suele pernoctar cuando va a Sanxenxo.

«Nada que comentar»

Aunque el Gobierno declinó hacer comentarios sobre el regreso del rey emérito, el portavoz de la dirección del PSOE, Felipe Sicilia, señaló que su partido «respeta cualquier decisión» que adopte la Zarzuela. «Son decisiones -añadió- que competen a la Casa Real y nosotros ahí no tenemos nada que comentar». Esta vez no hubo por parte de los socialistas la exigencia de explicaciones que han reclamado en otras ocasiones.

Los principales líderes del PP guardaron silencio, pero el alcalde de Madrid, José Luis Martínez- Almeida, defendió el regreso porque el exjefe del Estado no tiene ninguna causa judicial pendiente. Y agregó que, por encima de las conductas personales, «pesa mucho más que fuese la persona que, teniendo poderes absolutos, decidió que España fuera una democracia. No se entiende la Transición y la Constitución de 1978 sin él. Es pieza clave y angular de nuestro país».

El reverso de la moneda lo protagonizó el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, quien vaticinó que «nadie le va a perdonar lo que ha hecho». En la misma línea, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, consideró la vuelta del rey emérito una «vergüenza» y una forma de reírse «de la ciudadanía». Si regresa, zanjó, tiene que ser para «ponerse a disposición de la justicia».

El núcleo duro de las amistades del exjefe del Estado

El rey emérito tiene un núcleo de hierro de amistades, en el que se refugia en los malos y buenos momentos. Con algunos de ellos se verá en Sanxenxo.

-José Fanjul

El conocido en EE UU como 'rey del azúcar' nació en La Habana y preside Fanjul Corporation, un emporio en Florida y República Dominicana. Los Fanjul descienden de asturianos emigrados a Cuba y tienen lazos familiares lejanos con los Borbón. Es sobrino-nieto de Edelmira Sampedro, esposa del príncipe Alfonso de Borbón, abuelo de don Juan Carlos. Fanjul ve al emérito «en buen estado de salud, delgado y rejuvenecido», ha dicho a La Sexta.

-Aga Khan

Su amistad se forjó en el colegio de los padres marianistas de Friburgo. Es el principal valedor de la infanta Cristina en Ginebra. Cuando estalló el 'caso Nóos', el entonces jefe del Estado tiró de su íntimo amigo para que proporcionase una red de seguridad a su hija y sus nietos en la ciudad suiza.

-Joao Manuel Brito

Don Juan Carlos comparte, además de edad, recuerdos de infancia. Ambos mantienen una estrecha relación forjada en el exilio de la familia en Estoril. Brito está casado con Ana Filipa Espirito Santo, miembro de la acaudalada familia dueña del banco Espirito Santo, buque insignia del mundo financiero portugués.

-Pedro Campos

La amistad con este gallego tiene años, pero desde que el emérito volvió a navegar, la relación se ha estrechado. El armador del Nuevo Bribón se ha convertido en su anfitrión en Sanxenxo.

-Josep Cusí

Su sombra. Son amigos desde la juventud. La pasión por el mar los ha unido y el catalán ha llegado a ser el armador del Bribón II. Ha sido su sombra los últimos cuarenta años y lo ha acompañado en cacerías y viajes privados.