Protestas en Barcelona. / NACHO DOCE

Los últimos del 'procés'

El Govern pone fin a los cortes independentistas en la Meridiana 667 días después, pero los organizadores de las últimas protestas que quedan del 'procés' amenazan con no acatar la orden de la Consejería del Interior

CRISTIAN REINO Barcelona

Lo que empezó como una protesta contra el encarcelamiento de los líderes del 'procés', allá por octubre de 2019, ha terminado como el rosario de la aurora, como una movilización contra el Gobierno catalán, al que se le acusa de haber cedido a la represión del Estado.

Después de más de dos años de cortes de tráfico diarios, la Consejería de Interior de la Generalitat ha comunicado a los organizadores de Meridiana Resiste que no pueden seguir repitiendo sus movilizaciones en medio de la calzada, interrumpiendo el tránsito de vehículos. Las protestas empezaron justo después de conocerse las sentencias del juicio del 'procés', que condenaron a los líderes independentistas a penas de nueve a trece años de prisión. Los impulsores avisaron entonces que se manifestarían a diario hasta que los presos fueran liberados. Desde el 19 de octubre de 2019, han cortado a diario (salvo algunos días por la pandemia y el confinamiento) la avenida Meridiana de Barcelona, una de las principales arterías de la ciudad condal, la que da entrada y salida hacia el norte. La protesta se ha prolongado durante más de dos años, 667 días, en torno a las ocho de la tarde, hasta las 21.30, ocasionando cortes de tráfico, molestias a los vecinos y reducción de ventas a los comercios de la zona.

La Consejería del Interior, no obstante, ha decidido poner punto final a las protestas. Así se lo ha comunicado a la ANC, que era el organismo encargado de solicitar las autorizaciones. La de este viernes será la última movilización, el último corte permitido por las autoridades. Interior ha emplazado a los manifestantes a que sigan protestando, pero eso sí, sin cortar el tráfico. La recomendación gubernativa es que la movilización se traslade solo unos metros del lugar habitual, la calzada de la Meridiana, y se celebre en una plaza contigua, que no causará molestias a la circulación. El objetivo es hacer compatible el derecho a la manifestación con los derechos de quienes se ven afectados por los cortes de tráfico. En cualquier caso, las protestas se habían radicalizado en los últimos meses, ya que vecinos de la zona habían empezado a organizar contramanifestaciones y las autoridades temían que los dos grupo pudieran acabar enfrentándose.

Los de la Meridiana, que han contado con el apoyo de buena parte de los líderes nacionalistas, son considerados los últimos de Filipinas del independentismo. No más de un centenar de personas que se niegan a admitir que el 'procés' se ha terminado. Empezaron, de hecho, su protesta para reivindicar la salida de prisión de los líderes secesionista y, aunque ya fueron indultados y excarcelados, la protesta continuó. Hasta alcanzar la independencia, según dicen.

Está por ver si los organizadores acatan las recomendaciones de la Consejería de Interior, toda vez que ya han convocado para mañana sábado nuevas protestas y se niegan a aceptar el fin de los cortes. Amenazan con seguir lo movilizaciones. «Basta de retroceder. Ahora toca defender nuestros derechos y exigir obediencia al mandato del 52%», señalan en sus convocatorias. «Convocamos para el sábado para defender nuestros derechos, un Gobierno colonial no nos hará callar», señalan. «Puta España y puto Govern autonomista», afirman. «Nos cagamos en España y en la Consejería de Interior», rematan en la convocatoria para mañana. Primero, se manifestarán en la concentración que ha organizado la ANC frente al Parlament, para protestar por lo que a su juicio es una nula voluntad de los dirigentes independentistas por desobedecer las resoluciones judiciales y avanzar hacia la secesión. Y por la tarde, regresarán a la Meridiana, a ver bajo qué formato. Porque si vuelven a cortar el tráfico podrían ser desalojados por los Mossos, lo que puede derivar en cargas y enfrentamientos.