La secretaria general de Podemos, Ione Belarra, este viernes en el Consejo Ciudadano Estatal. / EP

Podemos marca las elecciones andaluzas como primer test del «frente amplio» de Díaz

El principal obstáculo sigue siendo la fragmentación de la izquierda en Andalucía, que concurrirá, en principio, divida en tres partidos

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Las elecciones andaluzas, que se celebrarán previsiblemente el año que viene, inaugurarán un ciclo electoral que debe culminar con las generales de 2023. Podemos ya ha empezado a maniobrar para tejer alianzas con las fuerzas situadas a la izquierda del PSOEcon el objetivo de poner en práctica el nuevo proyecto político que prepara la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. «Estoy convencida de que en Andalucía habrá una alternativa plural que ensanche el espacio que hemos ocupado hasta ahora», afirmó ayer la secretaria general del partido morado, Ione Belarra, al comienzo de la reunión del Consejo Ciudadano Estatal de la formación.

El principal escollo para poner en práctica el llamado «frente amplio» con el que Díaz espera trascender «los límites tradicionales de la izquierda» es la fragmentación, con hasta tres partidos que compiten por el mismo electorado en la región:Podemos Andalucía, Adelante Andalucía y Andaluces Levantaos.

El segundo de ellos está encabezado por Teresa Rodríguez, exdirigente de Podemos que escenificó en octubre de 2020 el divorcio con el partido en un vídeo grabado junto a Pablo Iglesias. Su objetivo es ahora construir una fuerza regionalista que se convierta en alternativa de Gobierno en Andalucía y, al mismo tiempo, aspire a entrar con fuerza en el Congreso tras las generales.

Andaluces levantaos, por su parte, es la marca de Más País, partido liderado por Íñigo Errejón (exnúmero dos de Podemos), que recela del proyecto de Díaz y confía en mantenerse al margen.

Pese a ello, Belarra insinuó ayer que esta separación será perjudicial a la larga para todo el espacio y defendió que es el momento de llevar a la práctica el proyecto, aún embrionario, de la vicepresidenta segunda. «Tenemos mucho que aportar y debemos hacerlo tejiendo alianzas con otras fuerzas políticas», zanjó.

Durante su intervención, la secretaria general de los morados también destacó los logros del Gobierno de coalición en sus dos primeros años de vida, especialmente medidas que atribuyó a «la presencia de Unidas Podemos» como la subida del SMI o la ley trans. También dejó un recado a sus socios:«A muchos les gustaría, también a sectores del PSOE, que nuestro paso por el Gobierno fuera anecdótico».