Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 19 de abril
Protesta de la ANCconvocada el 26 de febrero por la presencia del Rey en el Mobile World Congress. Efe
El secesionismo radical se conjura para reactivar el «segundo y último» 'procés'

El secesionismo radical se conjura para reactivar el «segundo y último» 'procés'

La ANC insiste en amenazar a los partidos con impulsar una candidatura propia en las próximas elecciones autonómicas

Cristian Reino

Barcelona

Domingo, 12 de marzo 2023, 20:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Una parte del independentismo se resiste a que la política catalana deje atrás el 'procés' y regrese a una cierta normalidad, como la que proclama Pedro Sánchez. Dos días después de que el Govern de ERC y Pere Aragonès aprobara sus presupuestos gracias al PSC y a los comunes, lo que dinamita la mayoría independentista y quiebra la dinámica de bloques graníticos de los últimos años, el secesionismo radical se conjuró este domingo para poner la primera piedra del «segundo y último» 'procés'.

De esta forma la Asamblea Nacional Catalana (ANC), motor movilizador del nacionalismo catalán, trata de recuperar la influencia que tuvo durante el desafío de octubre de 2017 y se ofrece como agente aglutinador del independentismo radical. También lo hace como oposición a los tres partidos con representación parlamentaria (ERC, Junts y la CUP) a los que ve muy acomodados en las instituciones.

Por ello, la ANC convocó este domingo a medio centenar de entidades de base del nacionalismo para pactar un frente cívico frente al «inmovilismo de los partidos». El secesionismo civil critica a los partidos que se hayan apartado de la hoja de ruta para culminar la independencia, pero tampoco aporta propuestas concretas, más allá de la retórica.

Lo que sí plantea la ANC es hacer la guerra por su cuenta, al margen de las formaciones soberanistas, que no tienen una hoja de ruta clara sobre cómo llegar a la independencia. La Asamblea llama además a la unidad del nacionalismo civil para que le apoye en su idea de impulsar una lista electoral en las próximas elecciones catalanas. La fragmentación del voto nacionalista ha puesto en alerta a los partidos secesionistas, enfrentados con la ANC. La antipolítica se abre paso en el secesionismo. Una cuarta candidatura inquieta sobre todo a Junts y la CUP. La propuesta, en cualquier caso, no está cerrada y amenaza con hacer saltar por los aires a la propia Asamblea Nacional, sumida en la más grave crisis interna desde su nacimiento, hace once años. En esa guerra por su cuenta, la entidad nacionalista plantea además tejer una red que trabaje por la independencia, más allá de los partidos.

Control del territorio

El nacionalismo civil acusa a los partidos de no saber cómo culminar la separación. Durante la conferencia del movimiento independentista convocada por la ANC este pasado fin de semana se han puesto sobre la mesa algunas propuestas. Eso sí, adolecen de la falta de concreción con la que critican los partidos. De entrada, recuperan la desobediencia civil y poner en marcha las movilizaciones masivas para forzar la fallida del Estado español.

En segundo lugar, abogan por el control efectivo del territorio y reactivar la declaración de independencia. Una idea que ya estaba sobre la mesa en octubre de 2017 pero que nadie hasta la fecha ha explicado cómo se llevará a cabo. Por ejemplo, cómo se toma el control de las aduanas o del aeropuerto. También propugnan tejer alianzas internacionales, muy fácil de decir, pero de escaso éxito, pues durante el 'procés' ningún estado reconoció la declaración unilateral de independencia.

El independentismo radical, mientras, presiona al Govern. Así, en la pasada Diada, la ANC instó a Aragonès a hacer la independencia o a convocar elecciones. En este sentido, el expresidente Quim Torra reiteró este domingo la petición de elecciones, dado que el Gobierno catalán tiene nuevos socios (PSC y comunes) con los que, a su entender, no cumplirá su compromiso de «culminar la independencia».

El secesionismo más hiperventilado no perdona a Aragonès que haya apostado por el diálogo con el Gobierno central y por dar estabilidad a la política española. Mientras la ANC abandera el sector que exige retomar la vía unilateral, el presidente propone un acuerdo de claridad a la canadiense para pactar un referéndum con Pedro Sánchez.

Junts, por su parte, no ha acabado de definirse aún como partido. De hecho, está haciendo movimientos para volver a apostar por una vía pragmática, como la de ERC, siempre que Laura Borràs sea condenada por corrupción y Xavier Trias obtenga un buen resultado en las municipales de Barcelona.

Uno de los polémicos carteles sobre los hermanos Maragall y el alzhéimer que se han visto los últimos días en Barcelona. ERC

Maragall denuncia los carteles ofensivos hacia su hermano

El candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, Ernest Maragall, presentó este domingo una denuncia por injurias ante los Mossos. Pide que investiguen los carteles que han aparecido en la ciudad condal en los que se ve una foto suya con su hermano Pasqual –exalcalde de la metrópoli catalana y luego presidente de la Generalitat, que dejó la política en 2007 tras anunciar que tenía alzhéimer- bajo lema 'Fuera el alzhéimer de Barcelona'. Los rótulos fueron pegados junto a tres sedes de ERC de la capital catalana. «Lo más grave es que alguien pueda decidir utilizar políticamente este tipo de argumentos», afirmó el candidato republicano. Se desconoce quién colgó los carteles, aunque la Policía está revisando las cámaras. «Alguien confunde política y juego sucio. La figura de Pasqual está por encima de ataques indignos. Los enfermos de alzhéimer son infinitamente más dignos que los autores del ultraje. Actuaremos en consecuencia», dijo. El rechazo a los carteles del resto de fuerzas políticas del Ayuntamiento fue unánime.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios