Joe y Jill Biden, a su llegada este miércoles a Reino Unido. / Reuters

Sánchez y Biden se reunirán el próximo lunes en Bruselas

El primer encuentro entre ambos gobernantes se producirá en el marco de la cumbre de la OTAN

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁN Madrid

Pedro Sánchez y Joe Biden aún no han cruzado una palabra pero este lunes pondrán fin a esa incomunicación con la reunión que mantendrán en Bruselas durante la cumbre de la OTAN. Será la primera conversación entre ambos gobernantes desde la llegada del demócrata a la presidencia de Estados Unidos el pasado 20 de enero.

La Moncloa no ha proporcionado detalles del encuentro, solo que será «una conversación, no un saludo de pasillo», y que será «breve». La Casa Blanca ni eso. La cita no figura, por ahora, en la agenda del próximo lunes del presidente norteamericano, que comenzó este miércoles una larga gira europea.

El temario de la reunión aún no está cerrado. «Estamos ajustándonos», explicó este jueves la vicepresidenta Carmen Calvo, que calificó de «muy, muy bueno» el momento para verse por primera vez. La cita, explicaron fuentes gubernamentales, lleva fraguándose varias semanas, y el empujón definitivo, según informó La Sexta, lo dieron el pasado lunes los jefes de gabinete de ambos presidentes, Ron Klain e Iván Redondo, tras una larga charla.

LA CLAVE:

  • Diplomacia. El Gobierno busca la retirada del aval de Washington a la soberanía marroquí sobre el Sáhara

Sánchez acudirá a la cita con dos temas prioritarios, la posición norteamericana en la controversia por el Sáhara Occidental, y la celebración de la cumbre de la Alianza Atlántica del próximo año que España aspira a organizar.

El primer asunto es clave para el Gobierno español en plena crisis de sus relaciones con Marruecos tras la avalancha de inmigrantes magrebíes en Ceuta instigados por las autoridades de Rabat. Un gesto hostil que fue la respuesta a la negativa de Madrid a secundar el paso dado por Estados Unidos en diciembre pasado, cuando reconoció la soberanía marroquí sobre la excolonia española. Fue una de las últimas decisiones de Donald Trump como presidente. España busca una revisión de esa postura para volver al marco auspiciado por Naciones Unidas de alcanzar una solución negociada. Biden, por el momento, no ha corregido ese enfoque, aunque el portavoz del secretario de Estado norteamericano, Ned Price, afirmó el miércoles que «existen diferencias muy importantes y profundas» respecto a la administración Trump sobre el Magreb. Con el Sáhara Occidental, explicó el portavoz, «estamos consultando en privado con las partes sobre la mejor manera de detener la violencia y lograr un acuerdo duradero». Pero, añadió Price, todavía «no hay nada que anunciar».

Éxito diplomático

Sánchez requerirá además el apoyo de Biden para que la OTAN celebre en Madrid la cumbre del próximo año. En 2022 se cumple el cuadragésimo aniversario del ingreso de España en la organización con el Gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo. Las expectativas son «buenas», afirman en el Gobierno, pero el espaldarazo norteamericano podría ser el empujón definitivo.

En la Moncloa y el Ministerio de Asuntos Exteriores se felicitan por el «éxito diplomático» de la reunión con Biden, no solo en clave internacional, también en la doméstica después de haber soportado las críticas de la oposición por la exclusión de Sánchez de las llamadas a gobernantes de diferentes países que hizo el presidente de Estados Unidos tras llegar a la Casa Blanca. Una marginación que dio pie al líder de la oposición para acusar al presidente del Gobierno de la pérdida de peso de España en el concierto mundial.

El Ministerio de Asuntos Exteriores siempre rechazó esa lectura y atribuyó la inexistencia de contactos al máximo nivel a que no existía ningún problema bilateral pendiente. Ahora, tanto en la Moncloa como en el departamento de Arancha González Laya, jalean la cita como un éxito y recuerdan que entrar en la apretada agenda de Biden es todo un logro. El presidente norteamericano participará en una semana en la reunión del G-7 que se celebra a partir de este viernes en la ciudad británica de Cornualles, en la cumbre la OTAN y la de la Unión Europea-Estados Unidos, ambas en Bruselas, y se entrevistará con Vladimir Putin en Ginebra.