Pedro Sánchez interviene este sábado en el Congreso del Partido Socialista Europeo en Berlín. / EFE

Sánchez y Feijóo calientan el debate del martes con sus medidas anticrisis

El líder popular propone una rebaja del IVA a los alimentos básicos mientras el presidente insiste en gravar a las grandes empresas

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Faltan tres días para el cara a cara que protagonizarán Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo en el Senado y que llega en alza tras redoblar ambos sus propuestas anticrisis. Dos modelos económicos para paliar las consecuencias de la guerra de Ucrania que se confrontan en un momento político marcado por las conversaciones para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CPGJ), pero que esconden el inicio de la batalla por las elecciones generales, a más de un año vista.

El presidente del Gobierno aprovechó su participación ayer en el Congreso del Partido Socialista Europeo celebrado en Berlín para pedir «unidad europea» en la respuesta al mandatario Vladimir Putin.Esa percha le dio la posibilidad de trasladar el debate doméstico al ámbito comunitario, donde medidas como el tope ibérico al gas han encontrado un mejor recibimiento que el brindado por la oposición en España.

Sánchez apuesta por ampliar este límite al precio del gas al mercado eléctrico europeo para desvincular su coste, en máximos históricos, del de la electricidad. «Tenemos que intervenir el mercado energético porque no está funcionando», subrayó durante su intervención en el panel 'Liderando Europa hacia el cambio', en el que participó junto con los líderes de Portugal, Finlandia, Suecia y Malta. Y en un momento clave:a pocos días de un Consejo Europeo (20 y 21 de octubre) centrado en los desafíos que plantea la crisis energética.

El pasado jueves, durante su comparecencia en el Congreso, el presidente instó a los diputados del Partido Popular a «reconocer que se equivocaron criticando el tope ibérico». Si logra ahora que Bruselas convierta este modelo en un nuevo dogma, el Gobierno contará con más pólvora contra la oposición durante el nuevo ciclo electoral.

En ese contexto, y en un Congreso en el que los socialistas abogan por la salida «socialdemocátra» y las políticas públicas para salir del callejón al que, entienden, puede llevar al continente la expansión de la ultraderecha en gobiernos como el sueco o el italiano, Sánchez abogó por políticas de protección dirigidas a las familias y empresas, al tiempo que reclamó la construcción de interconectores energéticos, como el Midcat, entre la Península ibérica y el resto de Europa para ayudar a los países más vulnerables a «guerra híbrida» de Putin. En la misma línea, insistió en aumentar los impuestos a las empresas que «ganan mucho dinero con cada crisis».

Guarderías gratuitas

Desde Santiago de Compostela, donde participaba en el XIII Congreso Nacional de Familias Numerosas, Feijóo contraatacó con su batería de medidas anticrisis. El líder gallego propusouna rebaja temporal en el IVA de los alimentos básicos, especialmente «de la carne, del pescado, del agua embotellada, de la pasta y de las conservas». También planteó que, «como se ha recaudado más que nunca, parece razonable hacer una actualización del impuesto de la renta, que lleva sin actualizarse la tarifa desde el año 2008», a pesar de que «desde el año 2008 hasta ahora, la inflación en España ha subido más de un 27%».

Feijóo cree que el Gobierno de Pedro Sánchez debería «cofinanciar con las comunidades autónomas la gratuidad de las guarderías» a imagen de Galicia, dijo, donde este curso no se paga «ni un euro» por la educación de cero a tres años. Una medida con la que empieza a perfilar su futuro programa electoral y que esgrimirá el martes cuando se enfrente con Sánchez en su tercer cara a cara de la legislatura con la incógnita de si para entonces tendrán cerrada la renovación del CGPJ.